Saturday, May 31, 2014

ROSE WINDOWS - THE SUN DOGS (2014)


Algunos han comparado la voz de su cantante femenina con la de Grace Slick, otros con la de Perry Farrell… y yo, aunque sólo sea por joder o por no ser menos, afirmo que en algún pasaje de alguna canción me ha recordado a Andy Wood… Lo que está claro, al margen de comparaciones más o menos acertadas, es que la voz de Rabia Shaheen Qazi es una de las principales bazas de Rose Windows, pero no la única. Esta banda de Seattle, que llega a nosotros de la mano del sello SubPop (cómo no), ha parido un disco de debut de innegable aroma retro (no en vano en algunas de sus fotografías promocionales podrías estar viendo a The Mamas And The Papas) que combina la psicodelia, el folk y el rock musculoso de influencia setentera en un cóctel súper adictivo que para mí se está situando entre lo mejor y más goloso de este 2014. Escuchar "The Sun Dogs" es sumergirse en un susurrante mar de canciones sinuosas y vaporosas (“Wartime Lovers” o “Heavenly Days” en su vertiente más pop) a las que tanto pueden dotar de aires orientales (“Indian Summer”) como de cierto misterio (genial “Walking With A Woman”) o de potentes riffs que los emparentan con el stoner rock más desértico y psicodélico (“This Shroud” y “Native Dreams”), y en las que tan pronto te puedes encontrar rememorando a The Doors como a Black Sabbath como, efectivamente, a Jefferson Airplane (y por ahí también me han recordado a Comets On Fire). Como muestra, esta increíble y cautivadora “Native Dreams” que es como un milagroso compendio de todo lo anterior, un verdadero acid trip de flauta, órgano y percusiones que empieza con aires orientales y termina convertida en una poderosa canción de stoner rock psicodélico.



Canción:
"Native Dreams" - Rose Windows (The Sun Dogs, 2014)

Thursday, May 22, 2014

LOS "NA NA NAS" DE SIMONE FELICE

Pues sí, la verdad es que nunca me gustaron demasiado los "na na nas", "la la las", "sha la las..." y cosas por el estilo salvo cuando las hacía Springsteen en sus buenos tiempos. Pero mira tú por donde que el último trabajo de Simone Felice abunda en ellos... ¿Y sabéis qué? Me gusta, me gusta mucho...

"Strangers" es un disco que crece por momentos, con un contenido tan bello como su propia portada y cuya escucha parece tener efectos curativos. Mientras trataba de hallar las palabras adecuadas para describir sus canciones, la palabra "magia" vino varias veces a mi mente... -bien, si es así, ¿para qué buscar más?- me dije al final-, magia será... ¿Serán acaso esos "na na nás" parte del conjuro para invocarla?



Canciones (Simone Felice - Strangers, 2014):
1. "Bye Bye Palenville"
2. "Gettysburg"

Monday, May 19, 2014

ORA PRO NOBIS... LUCIFER


Desde la reserva espiritual de Europa, cuna de papas y de santos varones, llegan estos apóstatas de la fe, apóstoles de la blasfemia, adoradores de Satanás y portadores de la más abominable plaga de sacrílego death metal que haya asolado las tierras de nuestra otrora sacra y católica Europa; llegan bajo el nombre de la bestia Behemoth, rodeados de coros y trompetas de ángeles caídos y lamentos de almas condenadas, para confundirnos con sus tortuosas composiciones, atormentarnos con sus malignos y desquiciados riffs, destrozarnos a golpe frenético de baqueta, lacerarnos son sus solos de filo ponzoñoso y condenarnos con la ira de su palabra gutural… Sí, queridos hermanos, un nuevo artefacto de maldad concebido en las más pútridas, recónditas y sulfurosas cavernas del Infierno con el impío fin de torturar nuestros oídos y corromper nuestras almas ha nacido en el corazón de Polonia…

O father O Satan O sun! Demos la bienvenida a “The Satanist”… y que Dios nos pille confesados.




Canción:
"The Satanist" - Behemoth (The Satanist, 2014)

Friday, May 16, 2014

¿2014, AÑO DE SOLISTAS?

Pues eso parece, a juzgar al menos por lo que llevamos de año. Ahí tenemos a Beck, Damon Albarn, Damien Jurado, Simone Felice, Ray LaMontagne, Micah P. Hinson, Dean Wareham, Doug Paisley y hasta Neil Young… todos con nuevos discos bajo el brazo en este 2014. Pero qué queréis que os diga, pocos, o más bien poquísimos, son los que me convencen hasta ahora de esa lista. Los discos de Dean Wareham ("Dean Wareham") y Doug Paisley ("Strong Feelings") son los que tengo más escuchados, con diferencia y también los que más me han gustado… también con diferencia. Del resto, al único que salvaría de la quema, de momento, pese a las pocas escuchas, es al de Simone Felice ("Strangers")…. que tras un par de escuchas me ha dejado con ganas de más. Hasta ahí. 

El “Morning Phase” de Beck Hansen, me deja, salvo un par de canciones, completamente frío, cuando no dormido. Y de soporífero y pretencioso a partes iguales calificaría el “Everyday Robots” del idolatrado Damon Albarn… un completo coñazo, vamos. ¿Damien Jurado y su “Brothers & Sisters Of The Eternal Son”? Pues muy ambicioso y elaborado y de mucha calidad, sí… pero yo no le pillo el punto, me sabe mal decirlo, pero se me hace largo, insulso y aburrido y me disculpo por ello. De Ray LaMontagne lo único que me gusta es su voz, porque lo que son sus canciones… en fin, nunca me han parecido nada del otro mundo, así que creo que voy a pasar de escuchar su nuevo trabajo. Lo mismo que con Micah P. Hinson, no porque no me guste, de hecho tengo el “… And The Opera Circuit” y el “… And The Gospell Of Progress”, discos que he escuchado mucho, mucho, tanto que hace más de un año que no puedo con ellos de lo deprimentes que me han llegado a resultar… así que se me permitirá que con “… And The Nothing” pues eso, nada de nada, ya he cubierto por un muy largo tiempo mi cuota de folk oscuro, atormentado y deprimente, perdón, depresivo made in Micah.

¿Hay más? Bueno, está la última broma de Neil Young, que como ya está viejo, de vuelta de todo y por encima del bien y del mal, pues hace lo que le da gana y con toda razón, por supuesto… Pero yo, que todavía no soy ninguna de esas cosas, paso olímpicamente de su última broma como he pasado de todas las anteriores en los últimos años… porque me da la gana. 

¿Y el jefe de New Jersey? ¿Vale la pena nombrarlo? Vale, también ha sacado disco, uno más, uno de tantos, uno del montón… uno que se podría haber ahorrado. 

En fin, ahora sólo falta que venga Dylan y haga lo mismo que Young, que poco le falta…

Menos mal que las chicas sí han cumplido y los discos de Rosanne Cash, Marissa Nadler, Lydia Loveless (gracias Red River) o Imelda May… están mejor que bien.

Así que… ¿2014, año de solistas? Pues en lo que a mi respecta va a ser que no… Me quedo con las buenas noticias de un puñado de bandas (Nothing, The War On Drugs, The New Mendicants, Rose Windows, Woods, The Afghan Whigs...) que están haciendo de este año musical, a pesar de todo, algo excitante, o por lo menos algo más que el año pasado. 

En fin, aquí os dejo con lo único rescatable (eso sí, muy bueno) que hasta el momento he encontrado entre tanto solista masculino con disco nuevo en 2014. Esperemos que la cosa mejore en lo que queda de año…



Tuesday, May 6, 2014

MASTER OF DISASTER

Descubrí esta canción de John Hiatt, y con ella el disco al que da título, hace dos o tres años, gracias a una fantástica (para variar) entrada de Tsi-Na-Pah. No sé si decir que “Master Of Disaster” es la mejor canción del disco, pues comparte espacio con joyas del calibre de “Find You At Last” o “Cold River”, entre otras, pero sí que fue la principal culpable (junto con el texto de Tsi, of course) de que me hiciera raudo con el disco. Además contiene uno de esos estribillos grandiosos y pegadizos de los que, como uno se descuide, resulta imposible desprenderse por días, semanas y hasta meses… Además, ¿por qué querría alguien hacer eso, si es tan gozosamente cojonudo llevarlo metido dentro de la cabeza? Yo todavía lo llevo incrustado…

But the master of disaster
Gets tangled in his telecaster 
He can't play it any faster 
When he plays the blues

When he had the heart to ask her
And every note just shook the plaster 
Now he's just a mean old bastard 
When he plays the blues

Y al final ese saxo...

¿No es jodidamente adictivo? Pues eso, cantemos y acompañemos al gran John Hiatt en esta genial  "Master Of Disaster".




Y ahora en acústico y bien acompañado:




Canción:
"Master Of Disaster" - John Hiatt (Master Of Disaster, 2005)

Monday, May 5, 2014

YOU'RE SO VAIN

No conozco nada de la carrera de Carly Simon, no sé cuántos discos tiene ni he escuchado ninguno, ni –dejando a un lado “Let The River Run”, tema principal de aquella simpática comedia ochentera protagonizada por Harrison Ford y Melanie Griffith que en España se llamó “Armas de Mujer” (“Working Girl” era el título original… y por cierto, qué rica estaba Melanie en aquella época…)- conozco ninguna otra canción de la neoyorkina de larga cabellera rubia (eso sí lo sé) fuera de la que motiva esta entrada… Es decir, mi ciencia sobre Carly Simon empieza y termina en “You’re So Vain”… No necesito más. Siempre he pensado que esa canción vale por muchas discografías, y desde luego, si tuviera que hacer una lista de mis… no sé… 50 canciones favoritas de todos los tiempos, esta sería una de ellas. 

No recuerdo exactamente cuándo la escuché por primera vez, pero sí que era muy niño cuando eso ocurrió… También que debió ser con toda seguridad en la radio, pues en aquella época de la que tengo más o menos memoria (últimos setenta, primeros ochenta) siempre sonaba la radio en casa, al principio porque la ponía mi madre y después porque yo mismo me convertí en amigo inseparable de ese entrañable aparato… En fin, que entonces escuchaba “Los Cuarenta Principales” (se me podrá perdonar, no tendría más de 10 años y tampoco creo que en aquella época, esa emisora y la música comercial en general, llegaran a alcanzar el nivel de bazofia e indignidad que después alcanzaron), pero, aun así, de vez en cuando cambiaba el dial y entonces aparecía en Radio 80… y ahí, en esa emisora a la que debo algunos de mis más tempranos descubrimientos musicales (Eagles, Kansas, Fleetwood Mac, Lou Reed quizá… uf, ya no recuerdo), me convertí en devoto de esa maravillosa canción de Carly Simon, celebrando con alegría cada ocasión en que vía FM llegaba a mis oídos. Siguiendo con las batallitas, es curioso que no recordando, como he dicho, la primera vez que escuché la canción, recuerde sin embargo perfectamente el día y el momento en que, sentado en el váter, caí en la cuenta sin que nadie me lo dijera y después de llevar un ratito tratando de descifrarlo (aquella voz la había escuchado antes en alguna parte...), de que quien realizaba los coros de “You’re So Vain”, era ni más ni menos que Mick Jagger… Sí, ¡Qué momento genial y especial de inodoro fue aquél! Por supuesto, si antes de eso ya sentía especial predilección la canción de Carly, ese detalle la elevó para siempre a mi Olimpo de las canciones… 

Pues nada, que aquí os dejo con “You’re So Vain”, una de mis canciones favoritas de toda la vida. Espero que la disfrutéis casi tanto como yo. 



Bien, bien, bien… y como no hay gran canción sin su cover o batería de covers, os dejo también con la versión más que correcta que en el 2012 se marcó Marylin Manson para incluirla como bonus track de su disco “Born Villain” (buen disco, por cierto).




Canción:
"You're So Vain" - Carly Simon (No Secrets, 1972)

*Por cierto, nunca me ha interesado la identidad del personaje al que estaba dedicada...

Thursday, May 1, 2014

SLOWDIVE - SOUVLAKI (1993)




Mis antecedentes
Como dije de pasada en una reciente entrada dedicada al actual renacer del shoegazing, mi relación con Slowdive no comenzó demasiado bien. En aquellos últimos ochenta y primeros noventa los prejuicios de uno, que estaba pasando de la adolescencia a los veinte haciendo gala de una necedad e ignorancia dignas de rubor, aunque propias de la edad (espero), frente a todo lo que no sonara verdaderamente roquero (según sus estrechos parámetros) o suficientemente duro, le hicieron desechar alegre y temerariamente toda una serie de discos, bandas y estilos que sólo muchos años después, libre ya de unos cuantos prejuicios, sería capaz de valorar y disfrutar debidamente. Una de esas bandas fue, como digo, Slowdive, a quienes en su día recuerdo que oía nombrar de vez en cuando en Radio3, y digo deliberadamente “oía nombrar”, que no “escuchar”, pues su música había sido rápidamente etiquetada por mi subconsciente como “mariconada sensiblera y aburrida”, sin que le prestara desde ese momento mayor atención. 

Con el tiempo, afortunadamente, las cosas cambiaron. Neil Halstead y Rachel Goswell cerraron el capítulo de Slowdive (hasta este 2014) y comenzaron el de Mojave 3. En 1995 publicaron “Ask Me Tomorrow” y un par de años más tarde escuché por primera vez “Mercy”, temazo incluido en ese trabajo… A partir de ahí todo cambió, me hice seguidor de esa nueva banda y empecé a volver la vista atrás… hacia la antigua. Quizá me había equivocado



El disco
Y tanto que sí. Acercarme a “Souvlaki”, aun diez años después de su publicación, fue una bendita rectificación, la necesaria reparación de un error por la que no dejo de felicitarme cada vez que sus canciones acarician mis oídos. Hablar de shoegaze y dream pop para describir su música es acertado, al igual que hacerlo de melodía con mayúsculas, de armonías vocales, de paisajes de ensueño, de oscuridad y elegante psicodelia, de pop en el mejor sentido, de minimalismo y coqueteos con la electrónica, de “Alison” y “Machine Gun” y “40 Days” y “Here She Comes” y… diez canciones perfectas y sin desperdicio para soñar y levitar… También se podría decir que escuchar hoy esos diez cortes de pop oscuro y preciosista es sumergirse en un viaje de idas y venidas a través del tiempo en el que tan pronto se puede rememorar la Velvet Underground como los Everly Brothers, a la par que comprobar que “Souvlaki” es también la fuente de cuyas preciosas aguas beben en la actualidad algunas de las más prometedoras bandas responsables del nuevo shoegaze, como Nothing o Whirr, del mismo modo que en sus sobrios y elegantes acercamientos al ambient y la electrónica no es difícil sorprenderse de repente evocando a los exquisitos Chromatics, con quienes comparten, con veinte años de diferencia, oscuridad y pasión por la melodía, además de texturas y ambientes minimalistas. Sí, los años noventa fueron años de grandísimos discos, algunos por todos conocidos, otros no tanto, y otros que pasaron desapercibidos para la mayoría. Creo que "Souvlaki" pertenece a estos últimos, y va va siendo hora de reivindicarlo como se merece (más ahora que la banda se ha vuelto a unir).



La anécdota
Supongo que casi todos los discos, por lo menos los que antes comprábamos en formato físico, tienen su anécdota en la experiencia personal de cada uno. La de este disco temo que es bastante bizarra y está relacionada con los gustos extremos y dispares de quien esto suscribe, por eso la voy a contar: resulta que por la misma época en que decidí acercarme a Slowdive, había decidido también hacer lo propio con otra banda que practicaba un género... digamos… algo diferente, me refiero concretamente a Morbid Angel y su disco del mismo año “Covenant”, sí, habéis leído bien, el caso es que ya me tenéis durante un par de semanas alternando incansablemente la escucha de ambos trabajos, pasando sin solución de continuidad de la pura relajación contemplativa al éxtasis más extremo y cazurro… como para no olvidarlo. En fin, la cosa es que desde entonces no puedo dejar de asociar la escucha de “Souvlaki” con la del disco de los de Florida… Pero eso sí, debo decir que el disco de Halstead y Goswell se lleva de calle al de Azagthoth y Sandoval (quizá si se hubiera tratado de “Blessed Are The Sick” otro gallo cantaría...). Y yo me acabo de dar el gusto impensable de colocar un enlace a Morbid Angel en una entrada sobre Slowdive… Olé mis huevos.