Friday, July 9, 2010

DEDICADO AL PULPO PAUL

Más vale que no le dejemos en mal lugar el domingo...



No me he podido resistir...



Pues eso,
¡Viva Ringo Starr, los Muppets y el pulpo Paul!

Thursday, July 8, 2010

JAMES – FRESH AS A DAISY – THE SINGLES (2007)

Ahí va otro recopilatorio. Siempre me han gustado las canciones de James. Cuando las escuchaba en la radio, en la cinta grabada por algún amigo o en alguno de esos antros cada vez más escasos en los que solían poner buena música, siempre las disfrutaba y me decía que eran una banda a tener en cuenta. Sin embargo nunca me decidí a comprar ninguno de sus discos. Nunca, hasta que en 2007 salió una completa recopilación de singles del grupo de Manchester, que adquirí de inmediato basado en una intuición quizás equivocada: que James es una banda de canciones, de grandísimas canciones, más que de discos completos. Eso justificaría el hecho de que para hablar de James en el blog elija una recopilación antes que cualquiera de sus trabajos de estudio. La verdad es que no tengo ninguno de esos trabajos. En cuanto a lo acertado o no de mi intuición acepto todas las críticas.

 

Sea como sea, en lo que respecta a este blog, en cuya cabecera reza “Canciones de Rock’n’Roll”, la presencia de James es obligada. El respeto que siento por esta banda se transforma en admiración que se reafirma y se acrecienta cada vez que escucho (y no me canso de hacerlo) la tremenda colección de canciones de rock’n’roll que llevan estos tipos a sus espaldas. “Born Of Frustration”, “Lose Control”, "Sometimes”, “Laid”, “Sound”, “She’s A Star”, “Tomorrow”… son tantas y tan buenas que no sabría con cual quedarme. Sólo tengo claro que a cualquiera de ellas la incluiría sin dudarlo en una lista de canciones perfectas de la historia del pop. Porque esto es lo que son estas canciones: perfectas y rutilantes canciones de pop en las que no falta ni sobra nada, auténticas y brillantes piedras preciosas perfectamente talladas y pulidas. Un regalo para los oídos y los sentidos lleno de épica, de belleza y de intensidad, de colorido y luminosidad.

 

“Fresh As A Daisy – The Singles” (2007) es un doble CD con 33 canciones que incluye todos los singles de la carrera de James desde 1983 hasta 2007. Una carrera mucho más larga y prolífica de lo que imaginaba. Al hacerme con el disco conocía poco menos de la mitad de las canciones, básicamente las comprendidas entre 1990 y 1997 (más "Getting Away With It (All Messed Up)” de 2001, que en su momento me encantó), y debo decir que ésas siguen siendo mis favoritas de la banda, pese a que junto a ellas he descubierto otros temazos anteriores, como “Hymn For A Village”, “So Many Ways” o “What For”. Escuchando estos temas me pregunto porqué James no han gozado del éxito y del reconocimiento del que sí han gozado por ejemplo bandas como U2 o Coldplay, quienes estoy seguro hubieran matado por firmar varios de estos singles.

 

En cualquier caso, este recopilatorio es una buena opción para todos aquellos que, como yo, no han profundizado en esta banda y sin embargo quedan atrapados al escuchar muchas de sus canciones. Al fin y alcabo algunos tenemos nuestra parte de responsabilidad en el agravio comparativo con esas otras bandas. Sí, debo reconocer que tengo algunos discos de U2.


 

1. "Born Of Frustration" (Seven, 1992 Mercury Records)
2. "Laid" (Laid, 1993 Mercury Records)
3. "Sometimes" (Laid, 1993 Mercury Records)
4. "She´s A Star" (Whiplash, 1997 Mercury Records)
5. "Getting Away With It (All Messed Up)" (Pleased To Meet You, 2001 Mercury Records)

Thursday, July 1, 2010

THE LONG RYDERS

"The Long Ryders have always been equal parts Steinbeck, Strummer, McGuinn and Haggard". No entiendo mucho de música, pero creo que esta frase del batería Greg Sowders define perfectamente la música de The Long Ryders. En realidad creo que define toda su esencia. Al escucharlos reconozco el amor por la música americana de raíces al mismo tiempo que la fuerza, la inmediatez y el espíritu rebelde y descarado del punk llegado del otro lado del atlántico. La frase de Sowders es concisa y completa, y en una sola línea dice lo que a mí probablemente me habría llevado un párrafo largo aunque insuficiente, en el que probablemente habría tirado de Dylan, de Parsons, de Clark, incluso de Tom Petty y en el que difícilmente se me hubiera ocurrido mencionar a Strummer y con toda seguridad hubiera faltado Steinbeck y toda la Generación Perdida. Pero leo esa frase y suena en mis oídos la música de The Long Ryders. Leo esa frase y los escucho a ellos... y los imagino rodando en su caravana por esas largas y desiertas carreteras de Norteamérica.



Admiro el espíritu de estos tipos, admiro su pasión y su entrega a la causa del rock’n’roll. Admiro esos cinco escasos pero intensos años de carrera, entre el estudio de grabación y la carretera. Cinco años, desde el 83 hasta el 87, en los que nos dejaron tres elepés y un buen puñado de grandes canciones.



Mi descubrimiento fue tardío. En su momento sólo me enteré de “Looking For Lewis & Clark”. Con decir que descubrí antes a The Jayhawks o a Lucinda ya os podéis hacer una idea de mi atraso. Pero ahora veo en esos nombres las huellas inconfundibles de The Long Ryders.



Ya he comentado que no soy muy aficionado a los recopilatorios. Pero “The Best Of The Long Ryders” (2004) es sin duda una excepción. Basta echarle una rápida ojeada para reconocer el cariño y el cuidado con el que lo han hecho. El desplegable interior con el “árbol genealógico” de la banda, lleno de acotaciones y notas al margen con citas y explicaciones de Sid Griffin y compañía, no tiene desperdicio. Además abundan las fotografías. Las extensas líneas escritas por Tom Stevens y Greg Sowders apropósito del disco transmiten perfectamente el espíritu de la banda y te permiten entender porqué les tienes tanto cariño a estos cuatro obreros del rock’n’roll. Y las canciones. Ninguna recopilación es completa, pero los dieciocho temas que componen esta te dejan satisfecho y reconoces en ellas la esencia de The Long Ryders. Aunque si te gustan de verdad probablemente no te conformarás y querrás acudir a “Native Sons”, “State Of Our Union” o “Two-Fisted Tales” para descubrir algunas joyas ocultas. Y lo harás.



Si hay bandas que merecen el calificativo de “entrañables” con toda seguridad The Long Ryders es una de ellas ¿Qué se puede decir si no de unos tipos que como frase de despedida de su disco dejan el siguiente mensaje: “The Long Ryders wish success and happiness to all bands”? Eso lo dice todo de ellos.

GOD BLESS THE LONG RYDERS.