domingo, 9 de noviembre de 2014

TALKING ABOUT THE PASSION...


"Se me fueron las palabras. Pensé en el título de la entrada, di con la foto adecuada, pensé en lo que me transmitía la música que estaba escuchando, imaginé líneas y frases con las que describirla, encontré los vídeos de las canciones que quería poner, me senté frente al teclado y… nada, nada de nada. No sentía absolutamente nada, ni tenía nada qué decir. Estaba en blanco, sin palabras y por un momento llegué a temer que incluso sin sentimientos. Frío." 

Sí, esto era el primer párrafo de la entrada anterior. Lo que siguió a continuación no era lo que había escrito en el texto original, al final decidí cambiarlo por unas palabras balbucidas a duras penas sobre las bandas de las que me había empeñado en hablar... Pero lo que escribí en ese texto mutilado era lo que realmente sentía en el momento de escribir... y bueno, no está mal a veces expresar lo que uno siente... aunque sea un sinsentido. Así decía:

"Me jodió. No es bueno hacer entradas porque sí. Lo considero una especie de timo, un fraude. Uno tiene que escribir porque lo siente, lo siente… no se trata de cumplir un trámite, cubrir un expediente ni mucho menos de dar lecciones a nadie… “mira cómo molo, mira cuánto sé”… a la mierda. Si uno escribe entradas sobre música es porque siente esa música, y lo siente tanto que necesita contarlo, compartirlo… passion is not ordinary word... algo que a veces olvidamos… si no fuera por el ejemplo de algunos contadísimos blogueros. Lo importante es la pasión y el sentimiento que pones en lo que haces. No hay más.

Capto al toque cuando una entrada o un blog carece de eso. Instantáneamente dejo de leerlo. Y es que al final uno se da cuenta de que no sólo busca música, no busca lecciones (aunque aprenda mucho moviéndose por la blogosfera), lo que busca realmente es pasión... autenticidad detrás de lo que uno lee. Si no hay eso, todo se convierte en un jodido fraude. Supongo que ese es el significado de la palabra auténtico: todo lo que tiene detrás verdadera pasión, lo que está hecho con sentimiento, sin imposturas, sin querer aparentar ni demostrar… lo haces porque te lo pide el cuerpo, lo necesitas, es algo casi fisiológico; si se trata de escribir sobre música, la música no puede ser el instrumento sino el fin. La música es lo que motiva que estés ahí haciendo lo que haces, no tu afán de notoriedad o de ser escuchado o de que alguien te preste atención de una puta vez aunque sea en un mundo ajeno a tu verdadera realidad… si son esas las cosas que te mueven, da lo mismo que hables de música, de fútbol o de cocina… No me interesa. 

Quizá este blog ha dejado de ser auténtico, no lo sé, puede que me haya convertido también en un timo… Sólo sé que hay una diferencia fundamental de cuando empecé el blog a ahora: antes era la música la que me buscaba para compartirla en el blog, era ella la que me lo pedía a gritos, me lo exigía… ahora soy yo el que tiene que buscar la música sobre la que hablar… Y hablando de hablar, antes me encantaba hablar de música, compartir experiencias, encontrar personas con mis mismas inquietudes, concordar o discrepar con otros blogueros, recibir sus comentarios y dejarles los míos… ahora esa inquietud, ese gusanillo, parece haber desaparecido, ya no espero comentarios, apenas los dejo… ha dejado de interesarme. Antes leía muchos blogs… eso es historia, hace ya un par de años que me aburre la mayoría de lo que leo y casi he dejado de hacerlo… todo me parece una sucesión de lugares comunes con muy poca alma, nula sorpresa y escaso interés… Siempre los mismos nombres, los mismos tópicos… ¡coño, ya sé quiénes son los más grandes! ¡No necesito estar leyéndolo o hablando de ello cada día!... O aquellos que parecen un boletín de noticias, aniversarios y defunciones... Pues vale, estás al día... me alegro por ti, tío... ¿qué más puedes decir? O esos blogs que son tan... "eruditos" que resulta casi un milagro encontrar de vez en cuando algún nombre sobre el que puedas dejar una opinión… ¿Qué vas a comentar ahí “No lo conocía, que interesante, cuánto sabes, qué bien escribes, voy a escucharlo...”? Bueno, eso es lo que hacía antes… pero llega un momento en que resulta algo cansino… la verdad... Está bien conocer cosas nuevas, no quedarse en lo mismo… pero coño, no me trago que haya mucha pasión detrás de todo eso... No sé, puedo estar equivocado, y parte de la culpa debe de ser mía, al fin y al cabo, si uno pierde la pasión, la pierde por todo cuanto le rodea, no sólo por lo que hace… 

Y a pesar de todo me sigue molando tener un blog de rock and roll, qué coño. Y sí, me gustaría seguir haciendo entradas, escribiendo sobre música, compartiendo bandas y canciones… Hasta son bienvenidos con gusto los comentarios, aunque haya dejado de esperarlos… Siempre he hecho mis entradas sobre la marcha, según me lo pedía el cuerpo, y no quiero que eso cambie... Hace años que tengo entradas bulléndome en la cabeza sobre discos o canciones que me han marcado, pero que, llegado el momento de plasmarlas en la pantalla, me da pereza abordar... demasiadas cosas que plasmar, quizá, no sólo música... Por contra llevo los últimos dos años más centrado en el metal y en cosas nuevas dentro de esa onda que antes no escuchaba… Sé que son cosas que interesan a muy poca gente, pero de algún modo me motivan algo más, aunque, por el contrario, mis entradas sobre ello carecen de la pasión de las de antaño, quizá porque no van acompañadas de la carga nostálgica de aquellas… Quién sabe, quizá esto deje de ser en realidad un blog de música y se convierta en uno de “escritura más o menos creativa” sobre música, ni puta idea… ni siquiera sé lo que esto significa...

Esto empieza a desvariar… Tenía ganas de hacer una serie de entradas sobre algunos de los discos de black metal que más me han gustado este año aderezadas además con fotos de tías buenas en esa onda ¿por qué no? (parece que existen, aunque sean modelos contratadas). Y quizá algo parecido sobre doom y sobre prog (sin nada de tías buenas)… E iba a publicar listas con mis favoritos del año… en fin, la verdad es que siempre me han aburrido las listas, pero donde no hay pasión eso es lo que queda: listas. Y este 2014, también hay que decirlo, la verdad es que se presta a ello con el nivelazo que trae, está siendo un año de puta madre a nivel musical, más incluso en el apartado no metálico… es impresionante la cantidad de excelentes discos que han salido y siguen saliendo… Pero esto está resultando demasiado agotador, estar al día quiero decir… Creo que pronto me voy a encerrar a disfrutar de lo conocido hasta ahora… Me cansé de conocer cosas nuevas… Me cansé también de buscar la pasión perdida y de escribir sobre ello…" 

De lo que no me he cansado todavía es de escuchar esta canción…



Canción:
"Talk About The Passion" - R.E.M. (Murmur, 1983)