martes, 11 de noviembre de 2014

AS LONG AS THE STARS ARE ABOVE YOU...

La otra noche vi una película británica bastante reciente… buenos actores, divertida, romántica, sin demasiadas pretensiones… en fin, lo llamaría buen cine británico si hubiera quedado sólo en eso… Pero no fue así, contaba además con la presencia de la siempre deliciosa Rachel McAdams (confieso que es una debilidad), y encima, como si eso no fuera suficiente para tenerme contento y enganchado frente al televisor, la música también era de primera (algo habitual en el cine británico). Para colmo de bienes, el tema principal de la película era una sencilla, romántica y hermosísima canción de The Waterboys por la que siempre he sentido una debilidad aun mayor que la que siento por Rachel McAdams… “Vaya, así cualquiera te cautiva con una peli”, recuerdo que pensé… Está claro que me tocó la fibra… y además me recordó que ya era hora de regalarle a mi blog “How Long Will I Love You?” de The Waterboys.


Y es que todos tenemos canciones que de una manera u otra, nos tocan la fibra, se nos quedan pegadas y nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida. En mi caso, esta es una de esas canciones. 



Empezaré diciendo que siempre me han gustado The Waterboys, pero no me considero un gran seguidor de la banda de Mike Scott, ni siento por ellos la pasión que sienten algunos… aunque puedo entenderla perfectamente. Mi discografía se reduce a lo más típico, es decir “This Is The Sea” y “Fisherman Blues”, vinilos adquiridos durante su etapa de apogeo a lo largo de los años 80. Y no, ni siquiera tengo el “Room To Roam” (1990), al que pertenece esta joya de letra imperecederamente romántica... Sé que algún día le pondré remedio.

Recuerdo perfectamente la primera vez que la escuché. Creo que era el año 91, en esa época estudiaba en Barcelona y vivía en un colegio mayor. Una noche estaba estudiando, y como siempre, lo hacía con la radio puesta. A veces era Radio3 y a veces otra emisora. Había una emisora en la que a partir de las diez u once metían una cinta de música ininterrumpida y prescindían de locutor, lo que era un alivio. Y la verdad es que en general ponían música bastante buena y de todas las épocas… tanto que una temporada me aficioné a escucharla con una cinta de noventa lista para grabar. Normalmente tenía la grabadora en REC, y si la canción que había empezado no me interesaba, ponía pausa y volvía atrás preparado para pulsar de nuevo el REC al terminar la canción… Debo conservar todavía unas siete u ocho cintas grabadas de esa manera… Y sí, es obvio que de esa manera estaba más pendiente de la grabadora que de los apuntes que debía estudiar, pero bueno… cada uno tiene sus prioridades… En fin, aquella noche estaba en esas labores cuando de repente comenzó esta canción; evidentemente dejé correr la cinta… En seguida reconocí la voz de Mike Scott y supe también que aquella romántica y deliciosa canción no estaba incluida en ninguno de mis dos discos de The Waterboys, pero no tenía ni puta idea de si era antigua o reciente… La cuestión es que me cautivó y atrapó al instante y no ha dejado de hacerlo hasta el día de hoy… y sin embargo, aunque varias veces pensé en hacerlo, tampoco me lancé al día siguiente ni en los días y años posteriores a la tienda de discos a averiguar a qué disco de The Waterboys pertenecía… y no lo supe hasta que bastantes años más tarde me adentré en la era de Internet… En fin, por eso digo que no me considero un buen aficionado de The Waterboys, y sin embargo, la cinta que grabé aquella noche, gracias a esa canción ha sido tal vez de las cintas que más he escuchado en mi vida (cabría mencionar que la acompañaban otras joyitas como el “Come Into My Life” de Jimmy Cliff, entre otras). En fin, de cualquier modo siento un gran respeto y un gran aprecio por The Waterboys, y leyendo lo compartido por algunos compañeros blogueros he aprendido también a vislumbrar la magia que habita en ellos… Sé que algún día esta canción (y su disco) pasará a formar parte de mi colección física, como ya forma parte de esa otra colección que uno lleva grabada en su bagaje sentimental...



Canción:
"How Long Will I Love You?" - The Waterboys (Room To Roam, 1990)

4 comentarios:

Joserra Rodrigo dijo...

Es preciosa y Come into my life también. me ha encantado leerte esto, lo de las cintas y ver lo mucho que tienes que ver con Coco y Atalanta; a los tres os relaciono por generación y forma de ser y expresarse y eso me encanta.
Nada Lou, que sabes que me encanta leerte. Gracias por traer las canciones desde el pasado al presente. Las canciones son emociones. Y qué canción! Un abrazo!

P.D: el disco al que pertenece es encantador sin ser las dos POM que ya tienes.

Lou Rambler dijo...

Gracias a ti Joserra, es un gustazo recibir tus comentarios. Es cierto, yo también siento esa conexión con Coco y Atalanta. Un fuerte abrazo.

Johnny J.J. dijo...

Un lujazo que te hayas metido con los Waterboys, como creo que sabes los tengo en un pedestal. Hay discos mejores y peores, algunos verdaderas obras maestras pero en todos hay buen material donde rascar. Un abrazo hasta la otra orilla.

Lou Rambler dijo...

Gracias Johnny, por supuesto que lo sé, tus comentarios sobre The Waterboys han contribuido a que mi aprecio por ellos sea aun mayor del que ya sentía.
Saludos!