miércoles, 10 de septiembre de 2014

WO FAT – THE CONJURING (2014): STONER A LA VENA


Un verdadero chute de intensidad eléctrica, eso es lo que es la quinta y última entrega hasta la fecha de los texanos Wo Fat. “The Conjuring” es un trabajo denso y arrollador que no te da ni un segundo de respiro en su búsqueda de la máxima intensidad sonora, sumergiéndote en un viaje en el que quedas irremisiblemente atrapado desde sus primeras notas y que te zarandea a su antojo a golpe de riffs tan variados como abrasadores y de una sección rítmica tan pesada como implacable, para soltarte extenuado al final tras haberte puesto a volar por la estratosfera. Manteniéndose siempre dentro de las coordenadas del doom/stoner, sus cinco extensas canciones conforman un abrasivo conjunto cuyo sonido parte de unas raíces fuertemente ancladas en el blues para alcanzar alturas espaciales y psicodélicas en unos desarrollos que en ocasiones adquieren tintes de jam sesion de alto voltaje en las que el trío parece dar rienda suelta a todo lo que lleva dentro en forma de densos y pesados riffs con olor a gasolina y afilados solos de guitarra en perfecta armonía con un bajo y una batería que no dejan golpear en ningún momento. La sombra de Kyuss es alargada, pero estos tipos tienen la suficiente personalidad como para no terminar sonando como una réplica de aquella legendaria banda. El disco se abre con “The Conjuring”, una canción de casi diez minutos que tras un breve despegue a las estrellas pone de inmediato todas las cartas sobre la mesa en una escalera de solo, riff, sección rítmica y voz que culmina en orgía de electricidad, orgía que ya se mantendrá hasta el final del disco. Le sigue “Read The Omens”, la salvajada rítmica del disco, una casi frenética canción de estribillo pegadizo caracterizada por los cambios de ritmo y la variedad de sus riffs, uno de los cuales, por cierto, me recuerda mucho al de “The Ancient Ones” de Morbid Angel. “Pale Rider From The Ice” muestra a las claras desde su mismo inicio las profundas raíces blues de la banda, al igual que la siguiente, “Beggar’s Bargain”, que une a aquellas las del southern rock con un pie sobre el acelerador. El disco se cierra con un monstruo que me servirá también de cierre de la entrada. 

En un año 2014 en que el sonido doom/stoner está dando muy buenos discos este es sin duda uno de los mejores. 

Ahora os dejo con el monstruo, una brutalidad de diecisiete minutos, mitad canción mitad jam sesion, mitad viaje espacial mitad inmersión en la profundidades pantanosas del blues, que con el nombre de “Dreamwalker”, cierra el disco de manera contundente y tan abrasadora como todo el conjunto… Supongo que podría haberla puesto al principio y haberme ahorrado tanta palabrería… pero claro, ¿para qué coño querría un blog en ese caso?



Canción:
"Dreamwalker" - Wo Fat (The Conjuring, 2014)

3 comentarios:

Víctor Hugo dijo...

¡Cómo molan!

Alex Palahniuk dijo...

Santo Dios, ¿éstos que son? Una versión más mejorada, si cabe, de los enormes Masstodon o Saint Vitus? Grande, Lou: eres la persona, junto con Carlos, el del Motel, con quien más afinidad tengo. Me encanta pasar por aquí. Un abrazo :)

Lou Rambler dijo...

Victo Hugo: Me alegra que te gusten. Saludos.

Alex: Gracias, yo también he notado esa afinidad de gustos. Un abrazo.

Gracias por comentar.