sábado, 6 de septiembre de 2014

BIENVENIDO RYAN ADAMS


Ayer por la noche escuché por primera vez el nuevo trabajo de Ryan Adams, esta mañana he repetido. Quizá sean insuficiente escuchas para hacer una crítica fiable y consistente de un disco, pero no creo que lo sean para defenderlo y reivindicarlo frente a todos aquellos que ya han salido diciendo que estamos ante un trabajo menor o incluso fallido del bueno de Ryan Adams; y es que en lo que a mí respecta, tras estas dos escasas escuchas, y remarco escasas porque realmente el cuerpo me pide a gritos muchas más, sólo puedo decir que la buena sensación que de momento me han dejado estas nuevas canciones, no tiene nada de menor y sí mucho de gozoso reencuentro con la mejor tradición de un rock americano sencillo, directo, pulcro y elegante en la línea de los mejores Petty, Mellencamp o Springsteen. Así que ¿disco menor? Lo dudo mucho, sencillo, sí, pero de menor nada de nada. ¿Disco fallido? Ni de coña. Visto lo visto (leído lo leído y escuchado lo escuchado) yo creo que estamos más bien ante un trabajo que corre el peligro de ser incomprendido por quienes depositaron en él unas expectativas que quizá estaban fuera de lugar…

Yo mientras tanto seguiré escuchando y escuchando, e intuyo que gozando cada vez más, el nuevo artefacto de Ryan Adams… vamos, es que es tal la sensación que me ha dejado hasta ahora, que hasta podría terminar convirtiéndolo en mi particular imaginario músico-sentimental en la continuación del “Lost In The Dream” de The War On Drugs, ahí es nada… El tiempo lo dirá. 

Esta joyita se titula “Trouble”, ¿alguien ha dicho menor?

6 comentarios:

Joserra Rodrigo dijo...

Qué ganas de escucharlo querido Lou. Me atasqué con el de Petty que me parece soberbio. Pero me da que aquí hay madera y canciones y ese John Cougar del American Fool que no por más comercial sea menos bueno. Rock and roll americano, de toda la vida, necesitamos ese eterno empuje. Un fuerte abrazo my sweet friend. Verte por aquí me hace una tremenda ilusión.

Johnny J.J. dijo...

Sinceramente my friend, no le pillo el rollo para nada a este disco, tampoco sé si es menor o mayor porque nunca he sido muy fan de este artista y me pasa como a otros artefactos suyos de amplio reconocimiento. Me alegra leerte de nuevo, un abrazo.

Lou Rambler dijo...

Muchas gracias Joserra, no sé, a lo mejor es que yo andaba sin saberlo tan necesitado de ese rock americano directo al grano que he recibido este disco con mucha más alegría que otros seguidores de Ryan Adams. Pero la verdad es que me parece cojonudo, y ya llevo una cuantas escuchas. Pero al que de verdad le tengo ganas ahora que me has puesto sobre la pista es a ese doble de Lucinda... Madre mía lo que puede ser eso... Un fuerte, fuerte abrazo.

Johnny: Si no te entra, no te entra ¿que le vamos a hacer? A mí también me alegra verte por aquí. Un gran abrazo my friend.

Orlando dijo...

Es el tercer blog que se hace eco .

Alex Palahniuk dijo...

No lo he escuchado, de todos modos, me has hecho recordar un excelente artículo de Ordás en Efeeme que se llama 'De obras mayores y menores' -búscalo, que te va a encantar-, y parece que hay gente que no entiende que un disco es siempre una historia distinta. Esperar que Petty haga una obra maestra como en los ochenta, o que Bruce se casque un Born To Run a estas alturas es casi imposible. Seriedad, por favor. Y no hablo por ti, querido Lou.

Un abrazo y me alegra ver que eres fan de Electric Wizard. Me caes (aún) mejor.

Lou Rambler dijo...

Orlando: Y supongo que no será el último...

Alex: Pues tienes razón, cada disco es una historia y cada artista tiene sus momentos... Está claro que lo único que se puede exigir a grandes como los que mencionas es que entreguen algo digno (Petty lo cumple, aunque el último no me termine de enganchar, Bruce temo que no...). Por cierto, no creo que Ryan Adams esté aun en ese status... aunque lleva camino. Buscaré ese artículo, gracias por el dato. Electric Wizard es cosa seria... a ver qué nos traen este año, ya falta poquito...
Un abrazo