jueves, 16 de enero de 2014

… AUNQUE EL HEAVY METAL YA ESTABA EN BUENAS MANOS


En efecto, siempre es de agradecer la presencia de veteranos que recuerden con su maestría y sabiduría el camino a seguir a las nuevas bandas (además de alegrarnos los oídos con sus trabajos), pero por lo menos en lo que se refiere al 2013, resulta que sus alumnos tenían ya la lección muy bien aprendida, y ahí estaban para demostrarlo casos como los de In Solitude y Magic Circle, las bandas protagonistas de esta entrada, que paralelamente a los lanzamientos de sus maestros sacaron también por su parte sendos discazos para figurar entre lo mejor del pasado año. 



Entre tanto veterano, 2013 fue también un año de grandes debuts metálicos como los casos de Inter Arma (post, sludge…) o The Burial (death técnico), o los que nos traen hoy aquí, en la vertiente del heavy metal más clásico, Magic Circle y su tremendo y homónimo debut. La banda de Massachusetts practica un metal de inspiración completamente setentera, una especie de retro doom cuya referencia más evidente, debido en gran parte a la voz de su cantante, es Black Sabbath. Sus canciones son largas, la mayoría por encima de los seis minutos, y en ellas predominan los tempos lentos y medios con repentinos y acelerados cambios de ritmo, cambios que terminan siendo su mejor baza junto a los estupendos y adictivos riffs. Mención especial merece Brendan Radigan, un tipo apasionado y con oficio que parece dejarse la piel en cada canción, y cuya voz deudora de Ozzy Osbourne y que en algunos momentos puede recordar al Chis Cornell de los primeros Soundgarden, parece ser el sello de la banda. Con todo, lo mejor del disco, por encima de cualquier individualidad son las seis grandes canciones que lo componen. Para muestra, esta tremenda “Scream Evil”






******
******


Esto son palabras mayores. Muchos discos metálicos me encantaron el pasado año, pero no tantos fueron los que me sorprendieron. “Sister”, tercer disco de los suecos In Solitude, de descubrimiento reciente para mí, es uno de ellos, y en él se combinan de manera magistral y sorprendente el heavy metal de reminiscencias setenteras y ochenteras con el post punk de los primeros ochenta, el gothic también de los ochenta e incluso la new wave. El resultado: un disco de metal que a ratos puede no sonar a tal y cuya oscuridad, si te gusta esa onda y en su día disfrutaste de bandas como Joy Division, The Sisters Of Mercy o The Cure, seguro te mantendrá enganchado de principio a fin, además de sorprendido por poder compatibilizar esa oscura pasión con la que sentías (o sientes) al escuchar a Iron Maiden o Judas Priest. Uno de los aspectos que cabe destacar en este trabajo es la voz del cantante, Pelle Ahman, cuyo aporte es, creo, lo que más contribuye a dar a todas las canciones ese tono general de oscuridad y que en ciertos momentos puede remitirnos a  bandas como Danzig o The Cult. Y aunque no pensaba extenderme mucho más, ahora ya me han entrado las ganas de seguir, así que iré por las canciones. El disco se inicia con “He Comes”, una canción de guitarras acústicas y voces llenas de reverberación que marca desde el principio el tono oscuro que envolverá todo el disco, y sigue con “Death Knows Where” cuyo riff inicial enlaza sin interrupción con el final de la canción anterior dejando a las claras que, pese a la oscuridad gótica, estamos escuchando a una banda de heavy metal. “A Buried Sun” baja nuevamente el ritmo, que no la intensidad ni la oscuridad, con su riff inicial lento, arrastrado y casi fúnebre y su clima de permanente tensión que no llega a estallar, con pasajes que van desde lo bluesy hasta ciertas atmósferas que pueden llegar a recordar a Depeche Mode. Y a partir de ahí llegan “Pallid Hands”, “Lavender”, “Sister” y “Horses In The Ground” cuatro trallazos seguidos que pasan como un suspiro y en los que se ponen de manifiesto los puntos más fuertes de la banda: riffs contagiosos, solos de guitarra perfectos y medidos y melodías pegadizas de querencia pop. Cierra el disco “Inmost Nigredo”, que vuelve a bajar el ritmo, incrementa un pelín la oscuridad y coquetea con el black metal y la psicodelia… Y nosotros casi ni nos habremos enterado de que todo ha terminado, por lo que probablemente queramos volver a empezar. Esto se llama “Sister”, como el disco:




Canciones:
"Scream Evil" - Magic Circle (Magic Circle, 2013)
"Sister" - In Solitude (Sister, 2013)