jueves, 26 de diciembre de 2013

MIS DISCOS FAVORITOS DE 2013

Aunque sigo pensando que ha sido un año bastante flojito en cuanto a discos sobresalientes, al final del mismo me he encontrado teniendo que dejar fuera de mi lista varios discos que me han gustado y además sin haber tenido tiempo de escuchar bastantes de los discos que aparecen en las listas que he leído. Creo que el hecho de que haya listas tan dispares por ahí , esa falta de unanimidad en cuanto a un grupo sólido de discos más o menos presentes en los primeros puestos de todas las listas, por más dispares que sean en conjunto unas de otras, obedece a esa falta de excelencia en la mayoría de los lanzamientos de año. En fin, en cuanto a los discos que integran la mía, salvo en los tres primeros puestos, ni siquiera tengo claro el orden en el que deberían ir. Podría estar cambiándolo cada cinco minutos. Pero esto es lo que hay.



1. JONATHAN WILSON – “FANFARE”: El gran descubrimiento del año ha llegado para mí en su recta final. Ambicioso, libre, exuberante, variado, rico, brillante, genial… Todo calificativo me parece poco para hablar de este disco que no admite etiquetas. Si acaso una: Laurel Canyon. Este sí es un disco sobresaliente.






2. STEVEN WILSON – “THE RAVEN THAT REFUSED TO SING”: En solitario o con Porcupine Tree hace ya muchos años que Steven Wilson se ha convertido en un valor seguro que nos tiene muy mal acostumbrados. Su última entrega es otro monumento sonoro de rock progresivo. Y van… 








3. JASON ISBELL – “SOUTHEASTERN”: Amor a la primera escucha. Canciones sencillas y sentidas que nacen de la tierra y del corazón. Canciones buenas y bonitas que se te quedan pegadas a la piel para acompañarte allá donde vayas (pero si es para hacer kilómetros de carretera mejor que mejor).







4. FOXYGEN – “WE ARE THE 21ST AMBASSADSORS OF PEACE & MAGIC”: Un indisimulado fusilamiento de la Velvet y los Stones lleno de desparpajo psicodélico, clase y sabiduría. Su racanería en cuanto al número de canciones queda compensada por el hecho de contener la que para mí es la mejor canción del año. 









5. NICK CAVE & THE BAD SEEDS – “PUSH THE SKY AWAY”¿Qué decir de Nick Cave? El australiano en su versión más madura y reposada. Canciones buenas, canciones hermosas, canciones… en fin, canciones como las de Nick Cave en sus mejores momentos. 










6. MONSTER MAGNET – “LAST PATROL”: Inclusión de último momento. Confieso que les había perdido la pista desde aquel genial “Powertrip” de 1998 y que de no haber sido por la lista de Rockland probablemente nunca habría sabido de la existencia de este trabajo. Pero nunca es tarde si la dicha es buena, como en este caso. Y es que semejante artefacto de stoner rock y psicodelia no podía de ninguna manera dejar de salir en mi lista. La verdad, sorprendido de haberlos reencontrado en tan buena forma. Una bomba.






7. IRON & WINE – “GHOST ON GHOST”Escuchar este disco es un ejercicio de placer de principio a fin. En los últimos días lo he estado recuperando tras unos meses de silencio. Mis sensaciones son exactamente las mismas que cuando lo escuché recién publicado: un bocado exquisito, un regalo para el paladar cuyo delicioso sabor perdura en el tiempo. 








8. JAMES BLAKE – “OVERGROWN”El soul más delicado llevado al terreno de la electrónica. Voz cristalina, minimalismo sonoro con arreglos de orfebre, canciones de belleza sobrecogedora, clase y sensibilidad. Si la electrónica tiene alma es la de James Blake… 










9. SAVAGES – “SILENCE YOURSELF”Un oscuro y estimulante cruce entre Joy Division y Patti Smith. Algo así como unas Elastica cabreadas y sin concesiones al buen rollo. Áspero y, efectivamente, salvaje. 











10. JOSH ROUSE – “THE HAPPINESS WALTZ”: No conozco demasiado la carrera de Josh Rouse, pero este disco y el buen rollo que transmiten sus bonitas canciones me ha dejado más de una vez bailando ese vals de la felicidad al que alude su título. Una delicia. 










11. UNKNOWN MORTAL ORCHESTRA – “II”: Primero, el nombre de la banda y la portada del disco predispusieron mi ánimo para disfrutar de la escucha. Después, el aire relajadamente lisérgico y psicodélico de su sonido unido a su encantador espíritu de serie B me animaron a perseverar en esas escuchas hasta descubrir todas las virtudes allí contenidas. El premio: un exquisito ejercicio de funkie lisérgico de espíritu indie para saborear a media luz. 






12. VISTA CHINO – “PEACE”: Aunque en este caso concreto es aplicable aquello de que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor, los legítimos herederos de Kyuss se llaman Vista Chino. Punto. 











13. JANELLE MONÁE - “THE ELECTRIC LADY”: La reina de la pista de baile se llama Janelle Monáe. Es joven, es guapa, tiene clase, tiene buen gusto, tiene voz y además sabe un rato de música. Y por si eso fuera poco se rodea de amigos de renombre. Una brillante actualización del sonido Motown en la que el soul de inspiración clásica se adereza con toques de hip hop, funky, rock, jazz, pop, latin y psicodelia formando un cóctel retrofuturista que te lleva directo a la pista de baile de la sala de tu casa.






*Edito (hago trampas) porque me parece justo reconocer lo que acertadamente señala Joserra en la Land: "Big Inner" de Matthew E. White se publicó en Europa en enero de este año. Teniendo eso en cuenta, y con lo que he disfrutado yo de ese gran disco, no  tengo ninguna duda de que debería estar ahora mismo peleando el primer lugar de mi lista con Jonathan Wilson.

martes, 24 de diciembre de 2013

TAKE ME HOME TODAY



Feliz Navidad




Canción:
"Wheels" - The Flying Burrito Brothers ("The Gilded Palace Of Sin", 1969)

viernes, 20 de diciembre de 2013

MIS 13 METÁLICOS DE 2013 (MY BEST METAL ALBUMS OF 2013)


Para dejar las cosas claras: vaya por delante que el número uno de mi lista está ya decidido desde hace muchos meses. Esto significa que, aunque todas estas listas son siempre absolutamente subjetivas, en este caso concreto lo es aun más. Y no tengo ningún empacho en reconocerlo. Desde el mismo momento en que escuché por primera vez el nuevo artefacto de Black Sabbath decidí que me daba exactamente igual lo que se hubiera podido publicar antes o se pudiera publicar después: ese disco sería mi número uno. El regreso de Ozzy, Iommi y compañía me produjo tal disfrute (y el hecho de ser además algo, al menos para mí, del todo inesperado, no hizo más que aumentar esa sensación) que todo lo demás carecía de importancia. Ahora bien, una vez aclarado este punto, debo decir que, objetivamente, considero que "13" de Black Sabbath  es lo suficientemente grande  y brillante para ocupar tranquilamente el primer puesto de cualquier lista.  La voz de Ozzy, contra todo pronóstico, suena inmaculada y poderosa, las guitarras de Iommi suenan esplendorosas, la producción de Rick Rubin le da a todo el trabajo un sonido demoledor, y las composiciones, que es lo que al final cuenta, son todas, sin excepción buenísimas. Motivos, pues, más que suficientes para poner este disco en lo más alto.



En cuanto al resto de la lista, como es lógico, está ordenada según mi propio criterio de buenos y menos buenos, teniendo en cuenta que este 2013 me ha parecido un muy buen año metálico y que, por tanto, todos los discos considero que están a gran altura. También quiero aclarar que a la hora de elaborarla, salvo el caso de Kylesa y el de los propios Sabbath, me he ceñido al metal extremo, lo que ha hecho que no haya considerado lanzamientos que también he disfrurado como el de Vista Chino, o los recientemente descubiertos (gracias a la lista de Rockland) de Clucth o Monster Magnet (y la excepción de Kylesa obedece sencillamente a que el disco me flipó, y punto). La última maravilla publicada por Steven Wilson la considero mucho más progresivo que metal, así que también ha quedado fuera. En cuanto a las bandas que la componen, en general es una lista dominada casi abrumadoramente por bandas veteranas, algunas ya con muchos discos a sus espaldas (Amorphis, Darkthrone, Kalmah...), y marcada además por unos regresos por todo lo alto que para mí han sido casi lo mejor del año (Carcass y Gorguts, además de Black Sabbath), pero en la que la savia nueva, aunque poca, es sorprendente y de muchos kilates (Deafheaven, Inter Arma, The Burial). Estan prácticamente todos los estilos, black metal, death metal (clásico, técnico y melódico), heavy metal, post metal, prog, doom, sludge....y también mucha fusión de estilos. El único que ha quedado deliberadamente fuera (con la excepción de algunos toques presentes en Kylesa y The Burial) es el metalcore que, como ya dije en alguna entrada pasada, es el que menos me gusta de todos los estilos de metal extremo. En fin, basta ya de rollos cuya única función es, reconozcámoslo, alargar la entrada para hacerla algo menos insulsa y vayamos ya con la lista. 

MY BEST METAL ALBUMS OF 2013 ARE...



1. BLACK SABBATH - "13"
  2. DEAFHEAVEN - "Sunbather"
   3. CARCASS - "Surgical Steel"
    4. GORGUTS - "Colored Sands"
     5. THE OCEAN - "Pelagial"
      6. KYLESA - "Ultraviolet"
       7. INTER ARMA - "Sky Burial"
        8. CULT OF LUNA - "Vertikal"
         9. AMORPHIS - "Circle"
         10. CHTHONIC - "Bú-tik"
          11. KALMAH - "Seventh Swamphpny"
           12. THE BURIAL - "In The Taking Of Flesh"
            13. DARKTHRONE - "The Underground Resistance"

*Pinchando en los enlaces aparecen las entradas que he dedicado a los discos o a algunas de sus canciones.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

SUMMONING: EL METAL DE LA TIERRA MEDIA


Aprovechando la excusa del reciente estreno en cines de la segunda parte de "El Hobbit" (manda huevos, por cierto, que hayan sido capaces de estirar, en aras de la sagrada taquilla, un cuento relativamente breve como era "El Hobbit" de Tolkien hasta convertirlo en tres películas de casi tres horas cada una) traigo aquí la última propuesta en forma de disco, y ya van siete, de los austriacos Summoning, cuya temática gira única y exclusivamente en todos ellos en torno al universo de J.R.R. Tolkien. Y es que resulta que el último largo de los austriacos, de título "Old Mornings Dawn", aparece además en varias de las listas lo mejor del año en el apartado de metal. Personalmente, y sin pretender restarles un ápice de mérito ni negar en absoluto su calidad, no comparto el entusiasmo por la música de esta banda, pero es innegable que con su black metal atmosférico inspirado en los personajes y lugares de la Tierra Media, Summoning han creado un estilo propio y original que difícilmente deja indiferente y con el que se han ganado el respeto de crítica y público. Así que sumerjámonos por unos minutos en el mundo de los elfos y de los enanos, de los orcos y de los trasgos, de los magos y los antiguos y orgullosos hombres de la Tierra Media de la mano del metal épico y atmosférico de Summoning, de sus ricos teclados y bases progamadas, de sus riffs ambientales y voces guturales pero sosegadas que nos cantan los viajes de Earendil, el Marinero, mitad hombre y mitad elfo, ancestro de los reyes de Númenor, convertido en estrella inmortal con el Silmaril en su frente. 

Esta canción se llama "The White Tower", y escuchándola no resulta difícil transportarse a ese otro universo creado por Tolkien e imaginar por un momento que quienes la ejecutan son unos orgullosos, nobles y metaleros elfos de puntiagudas orejas y largos y lacios cabellos rubios tocando instrumentos de la Tierra Media.



Canción:
"The White Tower" - Summoning (Old Mornings Dawn, 2013)

jueves, 5 de diciembre de 2013

OTRAS TRES DE ESTE AÑO (PROGRESSIVEDEATHMETALCORE)


Preparaos porque esto va a ser duro. Tres canciones metálicas de este año pertenecientes a tres discos llenos de ellas.

“Colored Sands” – Gorguts (“Colored Sands”, 2013): minimalista, arrítmica, disonante, chirriante, desestructurada, técnica y genial. Así suena esta canción que da título al disco y el resto de las canciones de “Colored Sands”, el contundente y genial regreso de los veteranos Gorguts en 2013. Un disco duro, rudo y difícil de digerir que, una vez hecho el trabajo, te compensa con creces. Death metal técnico de muchos quilates. De lo mejor del año.




“Mesopelagic: Into The Uncanny” – The Ocean (“Pelagial”, 2013): Los alemanes The Ocean van disco a disco haciéndose un merecido hueco entre las mejores bandas de metal progresivo (en sentido amplio) de la actualidad. En esta canción predomina la onda progresiva, en otras puede ser el post metal, el sludge o incluso la experimentación. Ecos de Tool, Porcupine Tree o Neurosis en un disco conceptual en el que resulta difícil escoger una sola canción. Todas son muy buenas.




En-Hakkore” – The Burial (“In The Taking Of Flesh”, 2013): La canción que abre el disco de esta nueva banda es un compendio de muchas de las virtudes que encierra su trabajo y que después se van desplegando a lo largo de todos sus cortes. Una acertada combinación de death metal técnico y metalcore que ha cautivado mi corazoncito metalero pese a no ser un gran entusiasta del segundo de esos estilos. En esta canción encontramos además unas influencias de black metal que hacen el conjunto aun más atractivo y sorprendente.




La verdad es que ya no puedo con las ganas de publicar mi lista de metálicos de este 2013, que creo que ha sido un año bastante potente (sólo lo metálico, porque el resto me ha parecido, con algunas excepciones, bastante flojo, decepcionante y aburrido en general). En ella seguro aparecerán estos tres discos, algunos otros sobre los que he hablado en los últimos tiempos y otros más de los que no me ha dado tiempo. En fin, no sé, intentaré aguantar un poco más y hablar antes de algunas otras cosas... Pero no respondo, quizá no pueda contenerme y la semana próxima ya aparezca la lista publicada.  Mientras tanto, disfrutad (los que sepáis) de estos avances.

lunes, 2 de diciembre de 2013

LONG DARK BLUES

You never hear me talk about one day getting out 
Why put a new address on the same old loneliness



Try and try and try 
And try and try and try 
To be simple again 
Just be simple again 
Just be simple again…


Hacía mucho que un disco no me erizaba la piel como lo ha hecho este, y aunque sé que probablemente en ello tiene mucho que ver el fallecimiento de Jason Molina hace unos meses y el que fuera esa maldita noticia precisamente la que me hiciera dar el paso tardío de iniciarme con su música, no esperaba de ningún modo encontrarme con una colección de canciones que generaran en mi tal nivel de emoción. Y es que ya desde los primeros compases de “Farewell Transmission” intuyo con sorpresa y pesar a partes iguales, lo que se va a confirmar con el glorioso paso de cada uno de los cortes del disco cuya carátula tengo entre las manos: que durante demasiado tiempo me he estado perdiendo algo grande que lleva la marca imborrable y el sabor de los clásicos; y por eso no es extraño que al escuchar a continuación “I've Been Riding With The Ghost” ya esté más que extrañado de no haber leído por ahí, en los blogs que frecuento, algo más acerca de este hombre y de este disco que me tiene ya rendido y atrapado, y que con “Just Be Simple” esté a punto, además, de dejar escapar una lagrimita. Y la atmósfera crepuscular creada por las guitarras de “Almost Was Good Enough” me mantiene dichoso dentro del hechizo, y mi boca, aun abierta por la sorpresa del descubrimiento, se abre un poco más al escuchar una voz diferente a la de Molina en la hermosa balada cowboy “The Old Black Hen” (y más tarde leeré que se trata de la voz de un cantante country llamado Lawrence Peters), y así, para cuando empieza a sonar la voz de mi querida Scout Niblett en la siguiente canción, “Peoria Lunch Box Blues”, ya no hay sorpresa, sino pura alegría y mente abierta para recibir lo que sea que tenga que llegar… pero lo que llega resulta que se llama “John Henry Split My Heart” y entonces a la sorpresa (que en realidad nunca se fue) se unen además la pura alucinación al descubrir a Molina reencarnado en Neil Young, y el disfrute más genuino al escuchar un temazo memorable que termina a lo grande con el reprise de ese “long dark blues” retomado del final de la primera canción… Y llega al fin la bellísima “Hold On Magnolia” con el sabor de los grandes clásicos del country para cerrar con broche de oro el disco que más me ha sorprendido, por inesperado, en los últimos tiempos. 

Estoy hablando de Songs: Ohia – “The Magnolia Electric Co.” (2003)


Por eso, si alguien me preguntara por mi lista de discos de 2013, probablemente pensaría que en lo más alto de ella debería salir un disco publicado diez años antes que llegó a mí a causa de una maldita noticia que hubiera preferido no recibir nunca, en marzo de 2013, el año en que descubrí a Jason Molina (aka Songs: Ohia aka The Magnolia Electric Co.) y el enorme disco que acabo de describir, no sé si con acierto, pero sí con todo el sentimiento.

I stood on the 66 Hwy 
Wysteria, Magnolia beside the green line track 
Said "Don't Come Back" 
I found myself standing on the mountain 
Beneath my full moon heart 
John Henry split this heart
Split this full moon heart 
Swing the heaviest hammer you got 
Hit this one out of the park 
He says "boy what you're going to do 
With your heart in two" 
If it's good enough 
But only if it's good enough 
Half I'm going to use 
To pay this band 
Half I'm saving because 
I'm going to owe them



Long dark blues… 
Long dark blues…


Canciones:
1. "Just Be Simple"
2. "John Henry Split My Heart"
Música y Letra:
Jason Molina