lunes, 5 de septiembre de 2011

DISCOS, POR FAVOR

Me gusta que me hagan regalos. Sí, es raro, pero… ¿qué le voy a hacer?… me encanta recibir obsequios, desenvolver los paquetes quitando el papel poco a poco mientras mi curiosidad y emoción por saber lo que contienen se van acrecentando… Me gusta tanto que desde hace ya muchos años, con el fin de ponérselo más fácil a las buenas gentes que todavía tienen ánimos para mimarme de esta manera, y para que no digan que soy un tipo complicado de satisfacer, he dejado claro a todo el que me conoce que cuando se trata de regalos tiene muchísimas posibilidades de acertar si éstos tienen forma de disco y sirven para escuchar música. Y funciona. Incluso logré convencer de ello a mi madre, quien no terminaba de comprender cómo aquella horrible música que yo escuchaba podía hacerme más feliz que las maravillosas y coloridas prendas que ella se empeñaba en regalarme... Recuerdo que en mi último curro, unas Navidades, organizamos un "amigo secreto" entre toda la gente de la empresa. Como yo era casi un recién llegado y mis compañeros no sabían de mi extraña afición, empecé a ir diciendo por ahí, como quien no quiere la cosa, que lo que a mí me gusta es que me regalen discos… dejando además caer la coletilla “preferiblemente de rock”…, como no podía ser de otra manera, alguien captó la indirecta, y llegado el momento fui felizmente obsequiado con el recién salido y largamente esperado “Chinese Democracy”. Que sí, lo digo en serio, esa porquería de disco me hizo muy feliz y lo consideré un gran regalo de Navidad… Joder, era el “Chinese Democracy”, diez años escuchando hablar de él… ¿Cómo no iba a querer comprarlo, aunque sólo fuera para cagarme en el cretino de Axl? Y así lo hice… pero igual me hizo muy feliz y es el mejor recuerdo que guardo de ese compañero de curro.

En esta ocasión todas las bendiciones y agradecimientos van para mi padre. La semana pasada me mandó un paquete (los que leen el blog hace tiempo probablemente sepan que hace un año emigré a Perú), y en el interior… dos discos… ¡Dos discos! ¡Coño, qué felicidad! La verdad es que eran discos que, de no haber sido por medio de un regalo, probablemente nunca hubieran llegado a mis manos, mi larga lista de prioridades en ese sentido no me lo habría permitido, pero aun así estoy feliz con ellos, porque además, por el tipo de discos que son, se nota que mi padre se lo ha currado para tratar de mandarme algo que me guste, se ha esforzado… y eso no tiene precio. Para que os hagáis una idea de la sensibilidad musical de mi padre diré que, cuando de niño le pregunté, lleno de sincero interés y curiosidad, que quiénes eran los Beatles, me dijo por toda respuesta que eran unos melenudos que gritaban mucho y se quedó tan ancho (y yo tan desilusionado). Y ese viejo, mi viejo, de 73 años, se ha ido a una tienda de Palma de Mallorca y me ha mandado a Perú un disco de Artic Monkeys y otro de ¡Fountains Of Wayne!... No sé, pero a mí me pareció casi surrealista… y encantador. Maravillosamente encantador. Por supuesto me he dado el tiempo de escucharlos detenidamente para comentarlos aquí. Es lo mínimo que puedo hacer. Ahí va:







Fountains Of Wayne – “Sky Full Of Holes” (2011): Recuerdo que conocí a Fountains Of Wayne a finales de 2003 con motivo de la excelente crítica que recibió su disco de ese año, “Welcome Interstate Managers”, un lujoso trabajo de power pop melódico y lleno de matices, que no tardé en adquirir y que creo que fue de lo mejor de aquel año. Pero la verdad es que después de eso, nada, me olvidé de ellos por completo y no los volví a escuchar, ni me volví a interesar por lo que habían hecho antes ni después de aquello. Hasta ahora. “Sky Full Of Holes” es un disco que se deja escuchar con agrado de principio a fin, power pop de guitarras, lleno de buenas melodías, por momentos algo simple y dulzón, y con alguna incursión en los sonidos del country y del folk. En algunos temas me recuerda a los primeros REM, o a Long Ryders y le veo alguna similitud con el último disco de The Decembrists, aunque para mi gusto queda muy lejos de la inspiración y genialidad de todos los mencionados, quedando como un disco con altibajos en el que sin embargo no faltan buenos y disfrutables temas como “A Dip In The Ocean”, “Workingman’s Hands”, “A Road Song”, “Richie And Ruben”, “Hate To See You Like This”, la vital y alegre (con trompeta incluida) “Radio Song” o esta “The Summer Place” que abre el disco de manera excelente.







Artic Monkeys – Suck It And See (2011): Aquí creo que subimos un peldaño y nos ponemos con un disco de muchísimo nivel y que me ha sorprendido, pues, después del único tema que había escuchado del mismo, un “Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair” muy en la onda de Oasis y que me hacía presagiar que los monos árticos no andaban muy inspirados, no esperaba encontrarme con el artefacto que finalmente sonó en mi reproductor. El disco para mi gusto tiene dos partes, un primer tramo en el que dejan clara su gran versatilidad con un puñado variado de temas en el que no hay ninguno malo y sí un par de ellos buenísimos (“Black Treacle”, “The Hellcat Spangled Shalalala”), y en el que predominan los sonidos más ásperos y aguerridos, y una segunda parte, que comprende las cinco últimas canciones, que es la que me ha tocado la fibra y la que definitivamente me ha sorprendido y convencido. Y es que en esos cinco extraordinarios temas que van desde “Reckless Serenade” hasta “That’s Where You’re Wrong”, la voz de Alex Turner suena tan sabia, madura, cálida y elegante al entonar sus inspiradísimas melodías (con el perfecto contrapunto además de un agudo sonido de guitarra cercano a mis “guitarras limpias”), que su escucha se convierte en un deleite y una auténtica caricia para los oídos, haciéndome pensar por momentos en nombres como Paul Weller o Ray Davies, tipos de los que, sin ser un gran conocedor, estoy atrapado de un tiempo a esta parte gracias a la siempre benefactora influencia de Joserra y su Land. Pues eso, “Suck It And See”, una estupenda y agradable sorpresa de los Artic Monkeys. Un gran regalo.

10 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

Hola,

Me ha gustado mucho tu blog. Parece que tenemos gustos parecidos...

La portada de Fountains Of Wayne me he encantado. El contenido estoy en ello.

TSI-NA-PAH dijo...

Olé por tu padre! el de Fountains Of Waynelo tengo, los Artic aun no los he escuchado!
Un abrazo

Chals dijo...

Lo que ha hecho tu padre vale por todos los discos que tengo en mi estantería. A Fountains Of Wayne los conozco de oídas, pero me congratula especialmente lo que cuentas de los Monos del Ártico, los daba por perdidos desde aquel fantástico debut. Buenos regalos y consejos sobre estos dos discos.
Saludos

Joserra Rodrigo dijo...

Voto por Workingman´s hands como canción del verano y Alex Turner, ya sabes, es especial el tío. Si alguien le llega a los talones a Ray Davies es él aunque como te pasa hay que cribar, medio disco cojonudisimo, de lo mejor de 2011.Esa camiseta con el Songs of Love & Hate de Leonard Cohen , he is a big boy now.
Qué bonitos regalos Lou, han atinado!
Un abrazo.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Joder, pues sí, tu padre se lo ha currado, no son un recopilatorio de singles de los Rolling Stones precisamente, es genial. Y tu excompañero de trabajo fue un cachondo, todo hay que decirlo.

El de Fountains of Wayne no lo tengo, ya sabes que no es muy de mi estilo en principio, pero el de Arctic Monkeys lo tengo ralladísimo; yo también lo veo como en dos partes aunque claro, a mí los guiños a Oasis me molan. Esa parka y esa "V" en el videoclip de 'Don't Sit Down 'Cause I've Move Your Chair' dicen muchas cosas de sus influencias. El disco es una pasada, para mí de lo mejor del año de largo y fue un gran regalo.

Lou dijo...

A mi también me gustan mucho los regalitos, no me gustan las cosas caras...y siempre he dicho que lo mejor que podían regalarme es MÚSICA...con eso se acierta seguro.

tienes mucha suerte de que tu padre te regale discos, lo de menos es que te gusten...piensan en ti, como me hubiera gustado que los mios lo hubieran hecho alguna vez....:/

tocayo voy a aparcar los blogs, eso no significa que no vaya a venir a mangarte música(ya sabes que es mi especialidad) la de esta entrada ya la he colgado en mi facebook...;)

y aunque no leas mis comentarios..siempre vendré a escuchar buena música, además de tocayos tenemos más cosas en común..

no sabía lo de Perú, jo! que lejos imagino que estarás de put..a madre, si no te irias pal Paraguay....

bueno, por aquí andamos.. a seguir currando que vaya mangando...un abrazo!!

Lou dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Joder, Lou, me ha emocionado la historia de tu padre, no me apetece ni hablar de los discos. Me ha emocionado más porque hoy ha sido mi cumpleaños y mi mujer y mi hijo me han regalado cuatro discos (dos en vinilo y dos compacto).

Saludos desde Carabanchel para el Perú.

Lou Rambler dijo...

Hey Gonzalo, ¡Feliz Cumpleaños! y enhorabuena por este regalo, no hay nada mejor para hacernos felices jaja
Un abrazo.

Lou Rambler dijo...

Mansion On The Hill: Me alegra que te guste. Gracias por pasarte por aquí, también iré pasando por el tuyo. Saludos.

Tsi: Ole!!! Jaja. El de Los Artic vale la pena sobre todo por su segunda parte, desde luego a mí me ha sorprendido. Saludos.

Chals: Lo de los monos árticos no me lo esperaba, no les había vuelto a prestar atención desde su debut.El envío... sí, fue un detallazo que me hizo emocionar, jaja. Saludos.

Joserra: ese tema es precioso, sencillo y pegadizo, lo tiene todo. En esa onda también me gusta Road Song. La verdad es que, con mejores o peores canciones, está claro el Alex sabe bien de qué va la cosa... Un abrazo.

Aitor: Ya te digo, el regalo de mi compañero pme pareció cojonudo, no tengo nada de que quejarme al respecto, jaja. Y los Artic Monkeys, pues sí, me parece un gran disco que me gustó más de lo que esperaba. El tema "Don't Sit Down..." no es que no me mole, sabes que también a mí me van Oasis... pero no le veía mucho sentido a que los Artic siguieran esa onda, luego cuando escuché el disco vi que había mucho más... Saludos

Lou: jaja, no se pueden quejar de nosotros somo fáciles de complacer... Sigue pasándote por aquí aunque solo sea para escuchar y "mangar" música, aunque algún comentario de vez en cuando me alegrará el día, jaja. Por cierto, búscame en facebook, me llamo igual, y aunque casi no lo uso podré ver lo que me mangas, jaja
Besos.

Gonzalo: Muchas gracias compañero. me alegro mucho también por tí. Saludos desde Cuzco.

Gracias a todos por comentar.