lunes, 29 de noviembre de 2010

THE BLACK CROWES - SHAKE YOUR MONEY MAKER (1990)

Siempre me gustó Otis Redding, aunque no tenía nada de su discografía conocía un buen puñado de sus temas. Una tarde estaba en casa de mis abuelos, al encender la tele justo pasaban un vídeo musical, unos tipos bien roqueros estaban interpretando… un momento… eso… ¿eso no es el “Hard To Handle” de Otis Redding? ¡Uauuu, esto es la caña!!! No deseaba que acabara la canción pero también quería que terminara de una puta vez para ver el nombre de la banda que había hecho semejante maravilla con el tema de Otis… Por fin, a ver… “The Black Crowes”, no me suenan, pero me quedo con este nombre….



Un par de meses después, es por la noche, estoy en un antro jugando al billar con mi novia (de entonces), su hermana y el novio de ésta (siempre íbamos los cuatro juntos en mi coche, siempre les metía el “Sticky Fingers” a todo volumen), en el monitor de televisión pasan videoclips, comienzan a sonar los acordes de un tema, es mi turno, miro a mi “cuñada” y antes de tirar le digo “no sé quiénes son estos tipos, pero hacen justo el tipo de música que más me puede gustar en estos momentos”, le doy a la bola blanca, no hago ningún siete... ya es algo, y me pongo a mirar el vídeo… un momento, estos… estos me suenan ¿estos no son …

Pues sí, eran The Black Crowes y el tema “Twice As Hard”. No voy a ponerme a estas alturas a contar lo bueno qué es este disco… además ¿Qué más hay decir de una banda cuya carta de presentación es semejante y tremenda versión del “Hard To Handle”? Eso es ya de por sí una declaración de principios en toda regla: el soul y el rock combinados de manera explosiva y magistral. Ahí estaba Otis y estaban los Stones, estaba Wilson y estaban los Skynrd, estaba Aretha y estaba Chuck Berry, estaba… bueno, estaba una banda que ahora ya es, simplemente, leyenda.



Pocas veces he tenido la sensación que tuve con este disco, como de estar asistiendo al nacimiento de algo muy grande y de sentirme una especie de privilegiado por haberme percatado desde el comienzo, quizá sentí algo parecido con los debuts de Stone Roses, Blind Melon, Pearl Jam u Oasis… pero creo que no con tanta claridad como en este caso. Un auténtico privilegiado, así es como me sentí cuando comencé a escuchar los cortes de ese vinilo, “Jealous Again, “Sister Luck”, “Could I’ve Been So Blind”, “Seeing Things”, “She Talks To Angels”… a cada cual mejor.

The Black Crowes, “Shake Your Money Maker”, definitivamente uno de los discos de mi vida.

Por cierto, los tres vídeos me parecen tremendos.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

BLACK HEARTED QUEEN


Confieso que no me suelen gustar demasiado las chicas de voces muy agudas. La de Scout Niblett lo es, y además suena tan engañosamente frágil que si te descuidas te puede llegar a romper un tímpano. “This Fool Can Die Now”, su trabajo de 2007, es un disco intimista de canciones desnudas y tiene dos protagonistas absolutos: la voz de Scout Niblett y una guitarra deudora de Kurt Cobain… y me encanta. Los temas son en su mayor parte minimalistas y pausados, en muchos casos suena la voz de Scout con el único acompañamiento de su guitarra, de un piano o de alguna esporádica percusión, pero en algunos momentos se une la banda, se desata la rabia, y sobrevuela el fantasma de Nirvana; en algunos momentos suenan las cuerdas, violines y violonchelos, y te dan paz, y en otros casos… aparece el tercer protagonista de este disco, Bonnie ‘Prince’ Billy, cuya voz da el perfecto contrapunto a la de Scout, logrando algunos de los mejores momentos del disco. Hay dos temas que me tienen atrapado: “Kiss”, hermosísimo y delicado, y “Do You Wanna Be Buried With My People”, envolvente y oscuro como su nombre, ambos junto al de Kentucky. Últimamente los escucho mucho, quizás por mi estado de ánimo… y también porque son de una belleza irresistible. Supongo que los críticos calificarían su música de indie folk o alguna etiqueta por el estilo, para mí Scout es una black hearted queen y me tiene atrapado en sus oscuras y engañosamente frágiles redes.

Esta canción, “Elisabeth (black hearted queen)”, es Scout en estado puro. Y es mágica.




Las canciones de "This Fool Can Die Now" son para escuchar con calma, sin nada que te distraiga, tomándote tu tiempo. Encuentra el momento adecuado y prepárate para disfrutar y caer rendido... Pero cuida tus oídos en los momentos más fuertes (e inesperados). 













Canciones:
1. Elisabeth (Black Hearted Queen)
2. Kiss
3. Do You Wanna Be Buried With My Peope
Artista:
Scout Niblett 
Disco:
This Fool Can Die Now (2007) 

lunes, 22 de noviembre de 2010

PAINT IT BLACK


Al igual que la primera canción que sonó en el blog fue “Ruby Tuesday”, esta nueva temporada quería comenzarla también con los Stones. La verdad es que llevo media mañana pensando cómo lo hago, con qué canción o con qué disco, con qué experiencia o recuerdo asociado a ellos… Es el problema que tiene decidir los temas de las entradas, y escribirlos, sobre la marcha; para un indeciso como yo a veces es jodido el asunto. Estaba tentado de poner “Out Of Time”, una canción por la que siento una especial predilección, además de ser una de las primeras que escuché de sus satánicas. Otra posibilidad era hablar del primer disco que vi, toqué y escuché de los Stones, un extraño disco que alguien dejó un par de semanas en mi casa (no consigo recordar quién), que juraría se llamaba “Stray Cat Blues”; no recuerdo la portada, creo que era en blanco y negro y salían los tipos sentados en un portal o algo así…, el disco se veía muy viejo y por los temas que incluía, todos de los sesenta, supongo que sería una recopilación muy antigua: “Satisfaction”, “Time Is On My Side”, “Out Of Time”, “Get Off Of My Cloud”, “Stray Cat Blues”, me parece que también estaba “Under The Boardwalk”, pero no estoy seguro… Joder, creo que “Under The Boardwalk” debe ser la segunda canción que escuché de los Stones, tras “Satisfaction”, tendría 11 o 12 años y cómo me encantaba… Unos años más tarde, por cierto, se la vi interpretar a los Drifters en directo y fue una auténtica gozada, algo muy especial… pero estábamos con los Stones y con que no sabía qué coño poner. Bueno, pues harto ya de tanto darle vueltas me he dicho “son los Rolling Stones, joder, puedes poner lo que te dé la gana ”.

Pues eso, “Paint It Black” y por partida doble. Una especie de now & then. Con temas así sobran las palabras…

... pero no me resisto a habar del zitar y de ese extraño comienzo, ese ritmo y esas notas que a mi temprana edad me sonaban “raras” y además ese título… también “raro”, todo le daba al tema un aire de oscuridad y misterio que al mismo tiempo me atraía y me repelía, como un niño que no quiere ver algo y se tapa la cara con los dedos abiertos, algo así… hasta que te rindes porque eso es simplemente irresistible y además es adictivo paint it black, paint it black, paint it black… es que no puedes dejar de cantarlo.





miércoles, 17 de noviembre de 2010

RECUPERANDO ALGUNAS CANCIONES

Entre los últimos 80 y los primeros 90 estaba descubriendo verdaderamente la música y viviendo como nunca la pasión por el rock’n’roll. Me gustaba estar al tanto de cualquier novedad, de cualquier disco que pudiera sacar cualquier artista que me gustara, o de la aparición de cualquier nueva banda en el planeta musical, leía revistas, escuchaba casi todos los programas de Radio3, me gustaba abrirme a nuevos sonidos dentro del rock ante los que antes era algo cerrado, exploraba el pasado para ir poniéndome al día de lo que me había perdido o se me había pasado por alto. En otras palabras, estaba enchufadísimo. En aquella época me compraba muchos discos, me bastaba con escuchar un par de temas que me gustaran, dejarme llevar un poco por la intuición y, hala, a la tienda a descubrir nuevas joyas. Mi instinto no solía fallar, aunque también me llevaba algunas desilusiones. Tengo montones de discos de esos primeros noventa y muchos de ellos de bandas a las que no he vuelto a escuchar o de las que no he vuelto a saber nada, bandas que para mí han sido de un solo disco, tuvieran o no tuvieran más. Hoy me apetece poner tres temas a los que me enganché instantáneamente de tres de esas bandas. Aquí no hay obras maestras sino simplemente excelentes discos de rock and roll de los que no me quiero olvidar.  

"Hitchhiker Jane” de The Model Rockets (Hi Lux, 1994) es un temazo dentro de un estupendo disco power pop con sonidos americanos. La voz del cantante y esa querencia por la música americana de raíces me engancharon desde el principio.



La primera vez que escuché “A Good Idea”, de Sugar (Copper Blue, 1992) me recordó a los Pixies, este tema, quizá junto a “If I Can’t Change your Mind” y "Changes", era la verdadera joya de "Copper Blue", un album que en su conjunto constituía toda una lección de rock alternativo de guitarras chirriantes firmada por un Bob Mould (Hüsker Du) a quien por aquél entonces apenas conocía. Melodía y guitarras, una combinación a la que pocas veces me he podido resistir.




En la misma onda se situaba el tema “Slowly, Slowly” y el resto del disco “Hot Boxing” que en 1994 sacaron las chicas de Magnapop. Estas chicas, que por lo menos en las fotos estaban de muy buen ver, sacaron con Hot Boxing un muy disfrutable trabajo de rock alternativo, melódico y guitarrero con toques indies. Normal si tenemos en cuenta que estaba producido por Bob Mould.






Canciones:
1.- "Hitchhiker Jane” - The Model Rockets (Hi Lux, 1994)
2.- "A Good Idea”, de Sugar (Copper Blue, 1992)
3.- “Slowly, Slowly” - Magnapop (Hot Boxing 1994)

lunes, 15 de noviembre de 2010

MATT MAYS & EL TORPEDO

Hace unos meses mi primo Nando me recomendó a los canadienses Matt Mays & El Torpedo. El tema “Cocaine Cowgirl”, incluido en su disco homónimo de 2005, es su canción más conocida y también fue la primera que descubrí al ponerme a buscar. Se trata de un hit instantáneo, un sólido tema de rock americano que puede hacer las delicias de todos los que amamos este tipo de música.



El trabajo en el que más he profundizado es el segundo de la banda, “When The Angels Make Contact” (2006), un estupendo disco en el que se alternan temas bastante duros donde el volumen de las guitarras sube notablemente, caso del trallazo de furia contenida titulado “850 Commando” o de la casi alternativa “You’ll Never Come Back”, con delicadas baladas de tono evocador (“1 For The Motor”) o de corte más clásico (“Mornin’ Sun”), y temas en los parámetros más clásicos del country rock o del rock americano (“Rough N’Tumble”, “Never Saw It Comin’”). Lamentablemente no he encontrado en youtube ninguna de estas canciones.

Su trabajo más reciente es “Terminal Romance” (2008) del que sólo conozco un par de temas, uno de ellos es este “Building A Boat”.

jueves, 11 de noviembre de 2010

A BLACK AND WHITE NIGHT

Roy Orbison & Friends, A Black And White Night

Roy tenía unos amigos muy especiales. Casi tan especiales como el propio Roy. El otro día vi el programa de televisión de Elvis Costello. Dos horas de entrevista y actuaciones a dúo con Springsteen. Una gozada. Hablaron sobre los comienzos del de New Jersey, sobre Sam & Dave y el soul con el que creció Bruce, de Dylan dijo que era el “padre” de sus Estados Unidos, habló sobre el cambio que supuso el “Darkness” en su carrera y en sus letras, contó que la letra de “The River” está basada en la vida de su cuñado y su hermana, sacó a relucir esa anécdota que me encanta de “Hungry Heart” y los Ramones. Sí, la compuso para ellos, cuando éstos le pidieron un tema tras conocerse en Asbury Park, pero cuando John Landau la escuchó le prohibió terminantemente que la cantara otro que no fuera él… En fin, fue una conversación distendida entre colegas en la que ambos contaron algunas batallitas y se echaron flores mutuamente. Por algo Elvis y Bruce se conocen hace más de tres décadas. Tampoco era la primera vez que cantaban y tocaban juntos. Una de esas veces fue en el año 88, junto a otro buen puñado de grandes músicos, para ponerse al servicio de los temas y del genio de ese gran tipo y buen amigo suyo llamado Roy Orbison, en una memorable noche de televisión en blanco y negro. En esa entrevista tanto Springsteen como Costello coincidieron al afirmar que, después de tantos años, ese show junto a Roy Orbison seguía siendo el show que más recordaban sus fans y por el que más les seguían preguntando, Bruce dijo que aun hoy a veces le piden que cante algunos de los temas que allí cantó. Y yo lo creo. En ese show hubo algo llamado magia.



Recuerdo cuando lo vi por televisión en ese año 88. Entonces estaba en el colegio mayor, y esa tarde el salón de la televisión lo tomamos los pocos a los que nos gustaba la música y unos cuantos y unas cuantas más que quedaron hechizados por esa Black And White Night de Roy Orbison y sus amigos. Qué alucinante ver a los dos mencionados junto con Tom Waits, Jackson Brown, J.D. Souther… tocando y cantando juntos, con ni más ni menos que K.D. Lang o Bonnie Raitt a los coros y la mismísima TBC Band, la banda de Elvis Presley, como banda de soporte, todos y cada uno de ellos acompañando a ese genio de voz aterciopelada llamado Roy Orbison ¿Se podía pedir más? Definitivamente NO. Recuerdo perfectamente la sensación que tenía mientras contemplaba ese show, me sentía extrañamente dichoso, aquello era MUSICA en estado puro, y yo lo estaba presenciando. El buen rollo y la química que surgió entre esos músicos saltaba de la pantalla para contagiarse a quienes lo estábamos viendo por televisión (no quiero ni imaginar lo que sería para los que estaban allí).



En realidad hacía muy poco que yo había descubierto a Orbison, iba a decir que gracias a la película "Pretty Woman", pero como dice Gonzalo eso es imposible ya que la peli es posterior, así que dejémoslo en que conocía el tema de algo. Pero viendo el show me di cuenta de que, sin saberlo, ya lo conocía, a través de temas inmortales como "Only The Lonely", “Crying”, “Mean Woman Blues” o“Blue Bayou”, de la que solo había oído la versión de Linda Rondstadt. No he vuelto a ver “A Black And White Night”, pero ello no ha impedido que lo haya conservado bien grabado en la retina hasta el día de hoy.

jueves, 4 de noviembre de 2010

PRUEBA CON RICK

ADVERTENCIA: Esto es solo para fans, para muy fans.

Desde hace un par de años me hago una pregunta. Probablemente sea una pregunta estúpida, pero aun así no puedo evitar hacérmela cada vez que escucho cosas como estas.







Entonces me pregunto ¿Porqué? ¿Hasta cuando vas a esperar? ¿Hasta cuando, hermano mío? Si en los 80 tuve un héroe fuiste tú, tú eras el tipo infalible, el que convertía en puro rock todo lo que tocaba, el que siempre sonaba de puta madre, el tipo honesto y fiable, el tipo cool y al mismo tiempo sencillo, un colega del barrio, un amigo, un hermano mayor. Tú eras el espejo en el que me quería mirar y el que siempre tenía respuesta para todo. Me bastaba con pinchar cualquiera de tus discos ¿Qué pasó después? ¿Te sentó mal el estrellato, la fama, ser aquello en lo que te llegaste a convertir para mí? Is this the price you pay? Sé que después de los 80 también has hecho grandes canciones, los tipos como tú no pueden perder la inspiración, no por tanto tiempo, pero ¿Porqué ya no suena igual? ¿Porqué ya no es lo mismo? Quizá lo que sí se puede perder es el norte, o la visión de conjunto, no sé, la verdad es que no entiendo demasiado de todo esto, pero cuando escucho cosas como estas me pregunto ¿No se le habrá ocurrido? ¿Cómo es posible que no se le haya ocurrido? ¿Nadie le ha dicho que lo intente? ¿Nadie le ha dejado nunca caer ese nombre? No me lo creo. Entonces ¿Porque? Sigues llevando la pasión del rock and roll en la venas, sigues siendo en number one sobre los escenarios, sigues teniendo las canciones, sigues siendo el puto y jodido Boss ¿Porqué coño no grabas un puto disco, y a ser posible doble o triple, con el jodido RICK RUBIN? ¿HASTA CUANDO ME VAS A TENER ESPERANDO?

Discúlpame Bruce, en realidad solo quiero escuchar otra puta obra maestra tuya, eso es todo, esto solo era una idea de un fan algo desesperado, pero por mí en realidad la puedes grabar con quien quieras... Ya sé que soy muy injusto al pedirte esto a estas alturas, como si no hubieras hecho ya lo suficiente... Pero es el precio que pagas por haber sido tan jodidamente genial.


  1. "I Told You I Couldn't Stop" - Jakob Dylan (Seeing Things, 2008)
  2. "If I Don't See You Again" - Neil Diamond (Home Before Dark, 2008)
  3. "Give My Love To Rose" - Johnny Cash (American IV, 2002)
  4. "The Price You Pay" - Bruce Springsteen (The River, 1980)