martes, 30 de marzo de 2010

“SINGLES” (1992), EL SOUNDTRACK DEL GRUNGE


Lo siento, creo que me he pasado tres pueblos con la extensión de la entrada. Si os da pereza leerla entera hacedlo a cachitos, o no la leáis, o hacedlo como os dé la gana. Si os sirve de algo pensad que me pasaré 10 días desconectado del blog.

Los 90 fueron unos años irrepetibles para mucha gente de mi generación que, estando en nuestros veintes, asistimos un poco incrédulos al nacimiento de una serie de grandes bandas con una nueva forma de hacer y ver el rock, unas bandas que además, creo que sin pretenderlo, se convirtieron en algo así como la última esperanza del rock and roll como fenómeno masivo y planetario. Un movimiento que no sé muy bien porqué, alguien decidió bautizar como grunge.

Si digo que “Singles” (o “Solteros” en España) es una película de 1992 ambientada en el Seattle de los primeros años 90, supongo que no hará falta dar más pistas para saber lo que podemos encontrar, tanto en la película como en su banda sonora. De todas maneras vaya por delante una escena para ir ambientándonos



Vaya gozada ¿no? ¿Os imagináis salir de marcha por vuestra ciudad un día cualquiera y encontraros con “eso”, como si tal cosa? Pues ese es el universo “Singles”. En realidad la película es una comedia romántica convencional, cuya trama sirve de excusa al director Cameron Crowe para mostrar todo ese ambiente y rendir tributo a todas esas nuevas bandas, la mayoría de las cuales están presentes de una manera u otra en la película, ya sea con un grafiti, en el caso de Mother Love Bone al inicio de la película, o con actuaciones, caso de Soundgarden o Alice In Chains, camisetas o posters, caso de Mudhoney... también hay constantes referencias a la figura de Jimi Hendrix, hijo ilustre de Seattle, o cameos de iconos de ese movimiento en ciernes ¿Os suenan estos tipos?



Efectivamente, Eddie, Stone y Jeff hacen de ellos mismos, pero como miembros de una banda llamada “Citizen Dick”, cuyo líder es Matt Dillon, un personaje algo palurdo, la verdad, pero con un gran corazón.

Si despojáramos a la película de todo ese universo, de todo ese mundo en que se desarrolla la historia, pero que es en realidad como un personaje más, o en cierto modo el personaje principal, la película no pasaría de ser simplemente una comedia romántica como tantas otras, para pasar el rato y poco más. De hecho así fue para la mayoría de público y crítica. Sin embargo para la gente que vivió y sintió esos años y esa escena de manera especial, ver ahora la película es un auténtico ejercicio de nostalgia y un disfrute total. Eso es lo que me ocurrió la semana pasada cuando me volví a poner la película en casa después de nosecuantos años ¡Qué tiempos Dios mío! Han pasado 20 años y a mí me sigue pareciendo que fue ayer…

El tema central de la película, que se repite en varias ocasiones a lo largo de la misma, se puede decir que es el "Chloe Dancer/Crown Of Thorns" de esa gran y efímera banda llamada Mother Love Bone.



Porque no nos engañemos, la auténtica joya, lo verdaderamente importante aquí, no es la peli sino su banda sonora, que no tiene desperdicio. Se puede decir que en ella están todas las bandas de la época, excepto UNA que supongo la mayoría imagina cual es. Pero en cuanto al resto me parece que no hay faltas. Aun recuerdo cuando hablaban en la radio, creo que en el programa de Paco Pérez Brian, de ese disco, y yo esperaba su llegada a España como agua de mayo. Gracias a él conocí bandas como Screaming Trees, Mother Love Bone o Smashing Pumpkins y otras como Pearl Jam o Alice In Chains tampoco hacía demasiado que las conocía y a partir de ahí empecé a hacerme con sus discos. Compré el soundtrack de "Singles" enseguida que llegó a las tiendas y curiosamente no ví la película hasta muchos años después. Este es el track listing:

1. Alice In Chains – “Would”
2. Pearl Jam – “Breath”
3. Chris Cornell – “Seasons”
4. Paul Westerberg – “Dyslexic Heart”
5. Lovemongers – “Battle Of Evermore”
6. Mother Love Bone – “Chloe Dancer/Crown Of Thorns”
7. Soundgarden – “Birth Ritual”
8. Pearl Jam – “State Of Love And Trust”
9. Mudhoney – “Overblown”
10. Paul Westerberg – “Waiting For Somebody”
11. Jimi Hendrix – “May This Be Love”
12. Screaming Trees – “Nearly Lost You”
13. Smashing Pumpkins – “Drown”



Hay otras muchas canciones que suenan a lo largo de la película pero que lamentablemente no venían en el disco, como “Three Days” de Janne’s Adiction, “Dig For Fire” de Pixies, “Radio Song” de REM, “She Cells Sanctuary” de The Cult o una demo del “Spoonman” de Soundgarden.

La fiesta de presentación de la película se celebró por todo lo alto y contó con las actuaciones en vivo de varias de las bandas participantes en la banda sonora, y ahí se vieron cosas como estas:





Y bueno, creo que podría seguir hablando y sobre todo poniendo música de esa película durante un buen rato, pero me parece que será mejor dejarlo aquí. Simplemente decir que sí, que tenéis razón, Nirvana no aparecen por ninguna parte, y fue porque ellos no quisieron, Kurt Kobain sabrá porqué.

Y ahora todos a subir el volumen, pero cuidado no os pase como al entrañable personaje de Matt Dillon en esta escena con especador de lujo incluido




Saludos a todos y qué carajo ¡Viva el grunge!

lunes, 29 de marzo de 2010

HALLOWED BY THY NAME

Confieso que hasta hace pocos años no entendía el enorme éxito de Iron Maiden, no veía motivos que explicaran la inmensa legión de seguidores incondicionales que tiene esta banda por todo el mundo y, aunque lo creía a pies juntillas, realmente me sorprendía que siempre fuera citada entre las más grandes de la historia del metal. Sí, los tipos eran muy cañeros, metían mucho ruido, seguramente además eran unos virtuosos, tocaban rapidísimo y hacían auténticas virguerías con sus instrumentos, pero lo que era la música, las canciones... bueno, no me llegaban en absoluto, no les veía la gracia ni el sentido.

Todo cambió hace dos años cuando yendo en el coche sonó en la radio el tema "Hallowed By Thy Name". A partir de ahí comencé a darme cuenta de que había cometido un grave error y una gran injusticia con Iron Maiden. Y comprendí que nunca me había tomado realmente la molestia de ESCUCHAR, simplemente ESCUCHAR. Me había dejado llevar por una primera impresión de hacía un montón de años y los prejuicios me impedían ver más allá. Ese día en el coche por primera vez escuché de verdad a Iron Maiden, y aunque nada más empenzar el tema comenzaron también a aflorar mis prejuicios de tantos años, afortunadamente decidí seguir atento, porque cuando algo es bueno de verdad, y este tema es mucho más que eso, si tienes un mínimo de sensibilidad, acabas reconociéndolo. El tema me pareció soberbio en todos los aspectos y la verdad es que no me lo pude quitar de la cabeza durante días.

Además, gracias a este “descubrimiento” inesperado me comencé a interesar en conocer más sobre Iron Maiden, escuchaba y descubría más y más temas y cuanto más descubría más me sorprendía de haber sido capaz ningunear durante tantos años a esa banda. Desde luego había sido un gran pecador. Esta entrada es para disculparme por mi ignorancia con Iron Maiden. Nunca es tarde para arrepentirse. Durante años anduve perdido, pero afortunadamente encontré la senda.

"Hallowed By Thy Name" se ha convertido en una de mis debilidades y esta interpretación de 1982 es brutal.




Es justo decirlo, la emisora donde lo escuché era Rock And Goal ¿Dónde si no?

miércoles, 24 de marzo de 2010

THE CLASH – "LONDON CALLING" (1979) (y II)


Siempre volvía de clase con hambre, un colacao con magdalenas, pero rapidito que quiero escuchar el segundo vinilo. Desde luego eso que escuché ayer era mucho más que un simple disco de punk, eso iba camino de ser un disco total…

¿Hay forma más divertida y recargapilas para comenzar un vinilo que “Wrong ‘Em Boyo”? Seguro que no



“Death Or Glory”… ¿es esto posible? ¿es lo que estoy oyendo power pop pero puro super power?



“Koka Kola” punk, punk… “The Card Cheat” Uf… a estas alturas Lou ya está sin saber qué decir, sin atinar más que a mover la cabeza de arriba abajo con la sonrisa de oreja a oreja… ¡Pero después viene “Lover’s Rock”!... y sólo estamos a mitad de vinilo…

Siento una profunda envidia por quien haya tenido la suerte de verlos en directo, porque Joe Strummer, Mick Jones y Paul Simonon tienen toda la pinta de haber sido tres frontmen de puta madre.

“Four Horsemen”, “I’m Not Down”, “Revolution Rock” (imaginaos unos Beavis & Butthead en trance... cool cool… cool… cool cool… así más o menos hubierais visto a Lou, si lo hubierais podido ver)

“Train In Vain”…



¿Hay mejor forma de terminar un disco?
¿Pero cómo? ¿Ya se ha acabado? Tengo que volver a escuchar el otro vinilo…

Sí, aquello era mucho más que un simple disco de punk… En realidad pienso que es El Disco de Punk. Allí estaba todo, el rockabilly, el reagge, el soul, el ska, el power pop, el punk… pero la actitud de esos fenómenos no puede ser más puramente punk, una patada en toda regla en las pelotas del sistema, letras incendiarias e idealistas interpretadas con desparpajo y chulería en canciones que son pura diversión y adrenalina.

Pero sí, también es mucho más que El Disco de Punk. Como dice Tsi, “London Calling” es ROCK con mayúsculas, pero muy muy mayúsculo. Un disco TOTAL. Un disco lleno de composiciones geniales, ricas y variadas, una joya detrás de otra, una auténtica gozada de principio a fin. Uno de los mejores dobles vinilos que se han parido, un disco de vuelta y vuelta (Joserra dixit), y de ida y vuelta, y en todos los sentidos. Una obra cumbre de la música rock. “London Calling” es un pedazo de obra maestra… aunque sea Lou quien lo diga.

martes, 23 de marzo de 2010

THE CLASH – "LONDON CALLING" (1979) (I)


El otro vinilo que en 1986 me prestó mi amigo junto con The Church era el “London Calling” de The Clash. En realidad los vinilos eran de su hermano mayor. Un día hablando de bandas le había dicho que me gustaría escuchar a The Jam y The Clash, no sabía si los había oído antes o no. Mi amigo, un tío de puta madre, me prometió que al día siguiente me traería un disco de cada una. Y al día siguiente se presentó con The Clash y con The Church, porque “los discos de The Jam no salen de casa. Son sagrados” (hermano dixit). Sin duda su hermano había aprendido la lección que todos aprendemos tarde o temprano: que todos tenemos ciertos tesoros que no se pueden ni se deben perder de vista bajo ninguna circunstancia. De cualquier manera, yo sólo tenía motivos para estar agradecido.

Hasta entonces para mí el punk eran guitarrazos, bien de los Ramones o bien de los Sex Pistols, y prefería con mucho a los primeros. La portada de ese disco ya prometía emociones fuertes...

Veamos, primer vinilo. “London Calling”, sí, esto es punk, mola. “Brand New Cadillac”, ¡hey, esta canción la conozco!, “Jimmy Jazz”, vaya, esto del punk da mucho más de sí de lo que yo pensaba…



“Hateful”, “Rudy Can’t Fail”, esto me está gustando mucho, “Spanish Bombs”, ¿Es esto español?



“The Right Profile” Montgomery Cliff, “Lost In The Supermarket” pero qué bonito…



“Clampdown” yeahhh!, “The Guns Of Brixton”… esto ha sido cojonudo.

¡A cenaaaaaaaar! Ok, seguiré mañana, qué ganas tengo de que llegue mañana…

lunes, 22 de marzo de 2010

ESAS (BANDAS) NÓRDICAS...

Hoy no tengo muchas ganas de hablar, sólo tengo ganas de rockear all day and all night!
Y a ser posible con una sueca o una danesa....

"Love In A Trashcan" - The Raveonettes (Pretty In Black, 2005)



"Toys And Flavours" - The Hellacopters (High Visibility, 2000)



"The Clash" - Backyard Babies (Making Enemies Is Good, 2001)

viernes, 19 de marzo de 2010

THE CHURCH – “THE CHURCH” (1981-1982)


Creo que era el año 86 cuando un amigo del colegio me prestó dos vinilos que en el futuro inmediato iban a llenar muchas de mis horas de ocio. Uno era de una banda de la que había oído hablar muchísimo pero a la que apenas había escuchado, y el otro era de una banda llamada The Church de la que no sabía absolutamente nada. El vinilo de The Church era el de su trabajo homónimo de 1982, que a su vez no era más que la edición británica (o americana) de su disco de debut en Australia “Of Skins And Heart”, de 1981.

Desde el primer momento me encantó ese sonido power pop con tintes oscuros y melancólicos, esas guitarras que sonaban limpias y tensas (siempre me ha gustado ese sonido de guitarra, no sé como describirlo…) y la voz de Steve Kilbey. Muy pronto entraron a formar parte de mi selecto grupo de bandas indies/alternativas favoritas, junto con REM, Pixies, Jesus And Mary Chain, todas ellas bandas que descubrí en los últimos 80.

Sé que si por aquí hay algún seguidor de los australianos me expongo a llevarme más de un palo por lo que voy a decir, pero a mí este es el disco que más me gusta de The Church, incluso por encima de “Starfish”, aunque no discuto que ese sea su mejor trabajo y “Under The Milky Way” uno de los mejores temas de la década.

Aun guardo la cinta de 90 con los dos vinilos de mi amigo grabados, y de vez en cuando aun la pongo en el coche (mi coche es muy viejo). Aunque también tengo los CDs…




jueves, 18 de marzo de 2010

BUFFALO TOM

En su día no les presté demasiada atención, me parecían una buena banda de rock alternativo, pero tampoco me interesaron hasta el punto de comprarme sus discos.

Ahora creo que los infravaloré, bueno creo que fueron infravalorados en general. Tienen un buen puñado de temas que valen la pena, como "Racine", "Mineral", "Kitchen Door", "Taillights Fade", "I'm Allowed", "Summer", "Tangerine", "Torch Singer" etc

Existe un recopilatorio llamado "A-Sides From Buffalo Tom: 1988 - 1999". Es muy posible que sea una de mis póximas adquisiciones.

Ahí van algunos temas:

"Taillights Fade" (Let Me Come Over, 1992):



"I'm Allowed" (Big Red Letter Day, 1993):



"Kitchen Door" (Sleepy Eyed, 1995):

martes, 16 de marzo de 2010

MANIC STREET PREACHERS - "GENERATION TERRORISTS" (1992)



La sensación que me producían los Manic en la época de su debut era como la de sentir que se te viene encima un peligroso vendaval que todo lo derriba a su paso y sin embargo no poder moverte del sitio, hipnotizado por la espectacularidad y belleza del fenómeno. No sé si el símil es muy apropiado, pero me sirve para describir esa mezcla de atracción y repulsión que experimenté cuando comencé a escuchar en Radio3 los primeros temas de “Generation Terrorists”. Rebeldía, fuerza, descaro, arrogancia, actitud punk, compromiso ideológico, preciosismo, glam, hard rock, pop, distorsión, melodías… Ese vendaval llegado de País de Gales aunaba tal gama de sonidos y actitudes que de entrada me desconcertaban y me hacían estar alerta ante la más mínima sospecha de timo. Sin embargo no tardé en superar esas reticencias, justo el tiempo que me llevó darme cuenta de la maestría de James Bradfield para hacer de toda esa amalgama una virtud y el sello inconfundible de su sonido. Es increíble la capacidad de este tipo para crear preciosas y pegadizas melodías pop sin perder ni por un segundo su actitud rebelde, punk o hard rock, a lo hay que reconocer que ayuda enormente esa inconfundible voz suya que al principio me chocó y pronto me atrapó y que no sé cómo definir.

Pero los discos se componen temas y aunque en este doble álbum hay muchos y buenos (“Slash N’Burn”, “Stay Beautiful”, “Born To End”, “You Love Us”, “Repeat UK”…), hay sobre todo uno. Hablar de “Generation Terrorists” es hablar de “Motorcycle Emptiness”, sin duda alguna para mí una de las mejores canciones de la historia del pop británico, un auténtico himno que condensa en seis minutos perfectos todas las virtudes de los Manic y que me sigue produciendo ahora la misma fascinación que entonces. Y hablando de fascinación, fascinado me quedé yo con Traci Lords… perdón, quiero decir con la canción “Little Baby Nothing”, que nuestros protagonistas interpretaban con la susodicha.

LA JOYA



TRACI en las voces



PUNK

viernes, 12 de marzo de 2010

NIRVANA - "IN UTERO" (1993)


Reconozco que había llegado a tener mis dudas con respecto a lo que serían capaces de hacer Nirvana tras la abrumadora apoteosis de “Nevermind”, cuyo impacto como todos sabemos trascendió con creces lo estrictamente musical. Pero en 1993 dejaron las cosas claras. Por lo menos musicalmente, eso de la presión ante el éxito no iba con ellos, y lo demostraron de manera contundente, expeditiva y genial con “In Utero”. Estamos hablando de un trabajo rudo, áspero y sin ningún tipo de concesiones a la comercialidad y la industria y sin embargo plagado de enormes y geniales canciones que dejaban patente la desbordante creatividad de su líder. En cuanto al sonido, Nirvana me sonaba como una banda enorme y sin fisuras en la que sus tres componentes desplegaban toda su furia y demostraban todo su talento (nunca me ha sonado la batería de Dave Grohl tan “importante” como en ese disco) al servicio de la genialidad en las composiciones de ese “iluminado” llamado Kurt Cobain. Y en cuanto a los temas, “In Utero” me pareció incluso más completo y más compacto que el excelente “Nevermind”, con temazos en la misma línea (“Rape Me”, “Dumb”…), otros que exploraban nuevas vías (brutal “Scentless Apprentice”…), eran directamente experimentales (“Gallons Of Rubbing Alcohol…”), o eran, sencillamente, clásicos intemporales (“Pennyroyal Tea”, “All Apologies”). Con todo, para mí lo mejor era la sensación que me dejaba ese disco, pues sentía que sólo estábamos ante el comienzo de algo muy grande, algo que en un futuro nos podía llevar a unas cotas difíciles de prever, gracias a un Kurt Cobain cuya creatividad y genialidad parecían no tener límites. En serio, en 1994 estaba convencido (y creo que sigo estándolo) de que en aquellos momentos Nirvana eran el mejor grupo del Planeta Tierra y una banda cargada de futuro.

Después se me cayó el mundo encima (y el cabreo con Kurt se me está empezando a pasar ahora)…




martes, 9 de marzo de 2010

sábado, 6 de marzo de 2010

VIC CHESNUTT


Descubrí a Vic Chesnutt con su impresionante disco de 2007 "North Star Deserter", un disco intenso y oscuro a más no poder, que me dejó noqueado desde la primera escucha. Al contrario de lo que a veces nos pasa con algunos discos, que se nos hace difícil escucharlos de un tirón, este disco de Vic Chesnutt, con toda su intensidad, te atrapa una vez que estás dentro de él. Una vez que empiezo a escuchar no puedo dejarlo, tengo que seguir hasta el final, como si no tuviera sentido hacerlo a medias. No es algo que me pase con muchos discos, por lo menos no con esta extraña intensidad. Una muestra de lo que digo es la siguiente canción, que creo resume perfectamente el tono del disco, un trabajo predominantemente acústico con pasajes y estallidos eléctricos que crean una atmósfera densa, oscura y profunda que te envuelve completamente.

"Everything I Say":



No me enteré de la triste muerte de Chesnutt hasta hace apenas una semana. Quizás ahora, desde donde quiera que esté, ya sepa que la obra que nos ha dejado hará su memoria imborrable aquí abajo. Quiero pensar que se ha ido a un lugar mejor, en el que haya encontrado la felicidad que no pudo alcanzar aquí.

Buscando en Youtube documentos de Chesnutt, me he encontrado de casualidad con un documento de 1996, en él, Chesnutt interpreta uno de sus temas acompañado por Victoria Williams. Tanto el tema como el vídeo me han parecido maravillosos y creo que es un documento perfecto y hermoso para despedirle. Querido Vic, deseo que, ahora sí, estés comprobando y experimentando plenamente cuánta verdad hay en el título de tu canción.

"God is Good" (con Victoria Williams):


jueves, 4 de marzo de 2010

STEVE FORBERT - "JACKRABBIT SLIM" (1979)


La última entrada de Joserra me ha puesto algo nostálgico. Leyéndola me han venido a la memoria recuerdos de una época en la que ni siquiera había entrado en los teen. En varias ocasiones, en este blog he mencionado a mi primo Carlos como el que me inició en este apasionante mundo, en esta casi “religión”, que es el rock&roll. Sin embargo debo reconocer que antes de eso estaba la música que sonaba en mi casa, y en mi casa la única que escuchaba música era mi madre (ya comenté en otra entrada que mi padre era un cero a la izquierda). El único problema de mi madre era que tenía unos gustos demasiado “amplios”, por decirlo de la manera más respetuosa posible, vamos, que no era muy selectiva que digamos. Evidentemente no pienso hablar de la mayor parte de esa música, pero sí diré que lo único que la salvaba era que entre sus gustos se incluía la música country (por supuesto la más comercial) y la americana, siempre en su vertiente más dulzona y romántica (también cierta música disco de finales de los 70 que tenía su punto ¿alguno recuerda a Dr. Hook?). En fin, que por esa onda americana-romántica me vino lo bueno que heredé de ella, sin ir más lejos, los mismísimos Eagles (“New Kid In Town”, Lyin’ Eyes”) o incluso indirectamente The Byrds, a través de un disco de Roger McGuinn y Chris Hillman de 1980 llamado “City” que contenía un buen puñado de preciosas baladas (“One More Chance”, “Let Me Down Easy”) y algunas cosas más, siempre en la onda romántica…

Ahora que estoy en ello, creo que mi próxima entrada será sobre toda esta música de mi madre (prefiero advertirlo para que los que tengan cierta alergia al exceso de dulce no me lean mañana).

Pero bueno, vayamos al grano. Joserra habla en su entrada sobre los últimos 70, los tiempos del primer Bruce y de su descubrimiento de Elliot Murphy, y todo eso me trajo a la memoria uno de los discos que con más cariño recuerdo de aquella época, el “Jackrabbit Slim” (1979), de Steve Forbert. Este fue el segundo trabajo de Forbert y mi madre lo trajo a casa, como no, por la estupenda canción romántica “Romeo’s Tune”, que fue un hit a nivel mundial, y creo que el único que ha tenido. Sin embargo el disco es mucho más que esta canción. Para empezar, la voz de Forbert es un puntazo, tiene similitudes con la de Dylan, el primer Bruce, o el mismo Murphy, quizá un poco más suave y dulce que aquellas, y en cuanto al tipo de música, lo veo un poco en la misma onda, como si formaran parte de la misma escuela (quizá Joserra me pueda dar o quitar la razón), aunque es indudable que Forbert explota un poco más la veta romántica, no lo sé, en todo caso eran contemporáneos y con ciertas similitudes y por eso me vino ayer a la memoria. Además de la mencionada “Romeo’s Tune”, el disco contiene otros temas sobresalientes, como “The Sweet Love That You Give”, “Say Goodbye To Little Joe”, esa balada para bailar bien pegados (cosa que nunca pude hacer aunque quizá aun esté a tiempo…) llamada “I’m In Love With You”… y otras muchas que de verdad valen la pena.

Mirad ahora este vídeo de “Romeo’s Tune” y decidme si no es una maravilla.



En la contraportada del disco (que no he conseguido encontrar en la red para colgar aquí) aparece cabalgando sobre un gran conejo, por lo que para mí entonces no era el disco de Steve Forbert sino el del “vaquero del conejo”, cosas de niños...

Por lo que he escuchado, su primer álbum de 1978 está en la misma buena línea. No conozco nada más. Aunque Forbert ha sacado un montón de trabajos desde entonces, incluido uno del 2009. Solo puedo decir que este “Jackrabbit Slim” es una joya. Os dejo un tema más.


miércoles, 3 de marzo de 2010

SOUL ASYLUM... WITHOUT A TRACE

"Without A Trace", llevo un par de días con este tema de Soul Asylum en la cabeza.

En su día me compré el "Grave Dancers Union" (1992), que me parece un buen disco, con bastantes temas que valen la pena, como la hermosa y archiconocida "Runaway Train", las potentes "Black Gold" y "April Fool", o la ya mencionada "Without A Trace".

En 1995 sacaron otro trabajo que también mantenía el nivel, "Let Your Dim Light Shine", en el que destacaba la estupenda "Misery".

No conozco nada más de ellos y nunca han sido una de mis bandas favoritas, pero estos temas merecen una entrada.

Y de paso me quito el "gusanillo".




BAD TIME...

A mal tiempo, buena cara...

Con The Jayhawks...



o con Guns N'Roses...
(vemos la intro y ya puestos seguimos con el hit)


"Bad Time" es de Grand Funk Railroad.

martes, 2 de marzo de 2010

DOWN IN A HOLE

Ando si tiempo, apenas el justo para poner esto.
Uno de mis temas favoritos, de una de mis bandas favoritas.
Un tipo al que aun no conozco demasiado, pero cuanto más le escucho más me gusta.
Dos en uno.