jueves, 16 de diciembre de 2010

GENE CLARK, HÉROE DE ESTE BLOG


Así es, desde ahora Gene Clark se va a convertir en el héroe de este humilde blog. Parece que la vida de Gene no fue ni muy feliz ni muy afortunada en lo que respecta al reconocimiento que su genialidad como compositor merecía. Pero en lo que a mí respecta desde muy joven (aun antes de saber quién era él), tuve afinidad con su música y sus canciones, y a medida que con los años me he ido adentrando, poco a poco, en su obra, he ido descubriendo a un extraordinario compositor cuyas canciones son sinónimo de belleza y sensibilidad, y desde luego, para servidor, de infalible compañía en cualquier momento y con cualquier estado de ánimo. Es por ello que me gustaría dedicar, a partir de ahora, una serie de entradas a su figura y a su carrera. No tengo nada preparado, tampoco pretendo ser exhaustivo, la historiografía musical no es algo que se me dé bien ni que me guste demasiado, tan solo quiero hablar de algunos discos (no todos) y de algunas canciones que personalmente me han atrapado y que siempre han sido una inmejorable compañía. Tampoco tengo intención de dedicarme exclusivamente a Gene, seguiré hablando de otra gente igual que hasta ahora, pero sí recurriré a él con cierta asiduidad. No tengo claro todavía cómo lo voy a organizar, un día fijo a la semana, o según me venga. Ya se verá…


¿Por dónde empezar? Empezaré diciendo que es un caso extraño y también triste el de Gene Clark, pues pese a gozar del reconocimiento, e incluso de la aclamación, de la crítica (a cualquier crítico que le preguntes ahora probablemente te dirá que es uno de los mejores compositores de la historia de la música americana), por razones que no me explico no gozó de ese mismo reconocimiento por parte del público contemporáneo a su obra, que, exceptuando su gloriosa etapa con (al frente de) los primeros Byrds (a los cuales es justo decir que Gene se echó literalmente a la espalda para darles el nombre y el status de grandísima banda que pronto adquirieron), no respaldó la posterior carrera de Gene Clark en cifras de ventas . Y cuando digo que es algo que me cuesta entender, no es sólo porque la obra de Gene Clark después de los Byrds, especialmente entre los años 67 y 74, esté plagada de grandes discos y de una ingente cantidad de estupendas y bellísimas canciones, que demuestran una sensibilidad para componer y crear melodías, única, y al alcance sólo de los más grandes, sino, especialmente, porque el potencial comercial de su obra era también enorme, no estamos hablando de una obra difícil, oscura y poco comercial, todo lo contrario, nadie como Gene Clark, con su alucinante facilidad para crear atrayentes e irresistibles melodías cercanas al pop, ha dotado al country rock de un potencial comercial como el que demuestran sus canciones, por no hablar de su influencia sobre otros artistas (de la que en otra entrada hablaremos), que ha sido (es) más que considerable. Y sin embargo sus discos nunca vieron reflejada esa gran calidad en las cifras de ventas, con las consiguientes y continuas frustraciones por parte de Gene y el consiguiente maltrato, en ocasiones, por parte de la industria discográfica.


Teniendo en cuenta lo anterior, quizás este blog sí que sea después de todo un buen sitio para hacer de Gene Clark su héroe, no así, en absoluto, si atendemos a su verdadera genialidad, para la que este blog se queda muy pequeño, y reclama –reclamo-, un entradón en la Land de esos memorables que suele hacer Joserra cuando le tocan la fibra. Sí, Joserra, espero que tomes buena nota y le dediques algún día a Gene Clark la entrada que se merece (te lo pido aun a riesgo de que cuando lo hagas mis entradas queden a la altura del betún).

Pero mientras tanto, aquí está Lou Rambler para escuchar la música de Gene Clark, para reivindicarle y para recordarle. Y para esta primera entrada, como muestra de la genialidad de este tipo, ahí van dos temas emblemáticos. El primero, uno de los más conocidos y celebrados de toda la carrera de The Byrds, el maravilloso “I'll Feel a Whole Lot Better” por partida doble. El segundo, quizá, e injustamente, sea el más conocido de la carrera post Byrds de nuestro héroe, “Silver Raven”, incluído en el album “No Other”, de 1974. Y digo injustamente, no porque no sea un gran tema, sino porque a mi parecer la carrera de Clark está llena de temas iguales o mejores que éste, muchos de los cuales pasaron desapercibidos para el gran público.

Amigos y amigas, con ustedes, Gene Clark:


(música del disco original y voces en vivo)


(remasterizado)



Canciones:

1 y 2.- "I'll Feel A Whole Lot Better" - The Byrds (Mr. Tambourine Man, 1965)
3.- "Silver Raven" - Gene Clark (No Other, 1974)

7 comentarios:

johnphillips1981 dijo...

LOU entiendo perfectamente que Gene sea tu héroe, también es uno de los míos.

Te puedo asegurar que tengo TODO de él. Y así como JOSERRA compra todo de Bill Withers yo compro ABSOLUTAMENTE TODO de Clark y no por pertenecer al grupo de Crosby (tengo casi todo lo que huele a Byrds juntos o por separado), sino porque creo que es ABSOLUTAMENTE GENIAL. De hecho, y que McGuinn y Crosby me perdonen, Gene tenía mucho mucho más talento que los dos juntos (es decir MUCHÍSIMO).

Me alegro mucho de que inicies estos post, porque te puedo asegurar que voy a disfrutarlos a tope.

UN ABRAZO.

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Justamente tengo preparado el "no Other" para pincharlo en esta mañana otoñal!
Grande Gene!
Un abrazo

Benet García dijo...

Me ha encantado Silver Raven. No la había escuchado nunca. Genial.

Txals dijo...

Fantástico, no conozco la carrera de este fenómeno. Me apunto No Other para ponerme al día.
Fenomenal tema.
Saludos

Fran G. Lara dijo...

Su voz y sus composiciones dominaron los dos primeros discos de The Byrds, y sin embargo su nombre no suele salir a relucir cuando se habla de este grupo. Su trabajo junto a Doug Dillard abrió camino al country rock, pero no se le suele reconocer como pionero de este género. Discos como White Light son fundamentales de la época de los singer-songwriters, pero no se le menciona jamás entre los grandes. No Other fue un trabajo rompedor que recogía todo su trabajo anterior y le daba una dimensión cósmica, pero no tiene el status de un What’s Goin’ On. Sólo en sus últimos una nueva generación de músicos lo reconoció como padrino de eso que se llamó Nuevo Rock Americano. Y sin embargo él jamás mostró ningún resentimiento. Un artista con una voz intensa y con unas canciones que deberían estar en un pedestal, ay, tan desconocido…

ROCKLAND dijo...

Tengo una deuda muy importante con The Byrds. Con Gram Parsons me gustan mucho peor el resto me tengo que poner muy seriamente.


Gran post!


Saludos.

Johnny Dibud dijo...

Algunas cosas que cuentas en tu excelente post me las recalcaba un amigo gran fran de Gene Clark como eso de que gozaba del reconocimiento de la crítica pero no fue lo mismo del público salvo los primeros Byrds. Saludos.