viernes, 12 de febrero de 2010

NEIL YOUNG – “HARVEST MOON” (1992)


A partir del “Freedom” me fui haciendo con los sucesivos discos que iba sacando el canadiense, la soberbia lección de electricidad que fue “Ragged Glory” en 1990, esa auténtica salvajada en directo llamada “Weld” en 1991, y esa preciosidad de álbum llamada “Harvest Moon” en 1992. En éste último me voy a detener.

“Harvest Moon” fue para mí como un refugio y un remanso de paz al que retirarme de vez en cuando, en medio de toda aquella efervescencia grunge en la que yo estaba metido de lleno. No paraba de escuchar a aquellas nuevas bandas de Seattle, además de otras como The Black Crowes, a los que me había rendido con su “Shake Your Money Maker”, o Social Distortion o los siempre presentes Guns’n’Roses. Y por supuesto, las precedentes descargas de electricidad y distorsión que nos había regalado el mismo Young, y que sonaban en mi casa una y otra vez. Vamos, que el ruido y la electricidad eran mi compañía diaria e inseparable.

Y en esas va el genio de Toronto y saca “Harvest Moon”. Y eso, amigos, fue amor a primera escucha. En cuanto escuché en la radio los primeros temas me dije esto es lo que yo necesito, estas son las caricias que me hacen falta para recuperar el ímpetu y las fuerzas, es mi descanso del guerrero. Y temas como
“Unknown Legend”, “From Hank to Hendrix” (ambos ahora favoritos de mi hijo de 7 años), “Harvest Moon”, “One Of These Days”... pasaron a formar parte de mi vida... y hasta ahora.

Y claro, la historia no acaba aquí, no puede acabar aquí porque nunca faltaban los comentarios de que ese disco era como la continuación de su mítico álbum
“Harvest” de 1972, que si había reunido casi a los mismos músicos de acompañamiento (Stray Gators, James Taylor, Linda “my love” Rondstadt…), que si recuperaba el espíritu de esa obra maestra… y que si “Harvest” por aquí y que si “Harvest” por allá, estaba claro que no podía dejar de hacerme con ese tal “Harvest”, nuestro celebrado álbum, que debía ser la rehostia, como finalmente comprobé cuando lo compré poco tiempo después.




3 comentarios:

Joserra Rodrigo dijo...

Preciosa reseña...le damos duro al tema hasta el domingo Lou!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Bueno, ahora que estoy en casa el finde no tengo excusa para no hacerme con ellos y menos después de estos dos últimos posts sobre Neil Young. Por cierto, enhorabuena por tener un hijo con tan buen gusto musical.

Lou Rambler dijo...

Gracias Joserra, ahí seguimos.

Aitor, como dices, ya no hay excusa.
Y gracias, se hace lo que se puede!