lunes, 25 de enero de 2010

LOS BEATLES Y YO

Mediados de los 70. Un niño de entre 6 y 8 años le pregunta a su padre:
- Papá ¿Quiénes eran los Beatles?
- Unos melenudos que gritaban mucho.

Esa respuesta dejó algo desconcertado al pobre niño pues, por los comentarios que había ido captando aquí y allá, pensaba que iba a recibir una respuesta muy diferente, o cuando menos un poco más larga y un poco menos expeditiva. Pero en fin, esa es la respuesta que le dieron, y como a esas edades lo que dicen los papás todavía se suele tener muy en cuenta (por lo menos en aquellos tiempos así era…) el pobre chaval se quedó con la copla un tiempo más, hasta que por fin alguien le hizo el favor de ponérselos (es posible que un tío suyo, en el coche). Entonces el golpe fue más grande, porque el niño comenzó a sospechar muy preocupado que el conocimiento y la sensibilidad musical de su progenitor eran, cuando menos, inexistentes. Y ya se sabe que a esas edades los inocentes niños suelen creer que sus padres lo saben todo (por lo menos en aquellos tiempos así era…).

En fin, seguro que ese niño, que soy yo, ha heredado cosas buenas de su padre, pero afortunadamente esa “sensibilidad” no ha sido una de ellas. Y este es el primer recuerdo consciente que tengo sobre los Beatles.

Superado ese pequeño trauma (aunque no olvidado), comencé a disfrutarlos cada vez con más entusiasmo hasta que en 1979 salió esto:



Y evidentemente lo pedí como regalo. Recuerdo que lo escuchaba a todas horas y que me encantaba ponerlo al irme a dormir en un casete que tenía en el cabezal de la cama.

Pero ahora comienza lo embarazoso. Ya metidos en los 80, me compré los famosos y estupendos recopilatorios rojo y azul, de los cuales disfruté y he seguido disfrutando desde entonces. El problema es que me conformé con eso. Quiero decir que nunca tuve la curiosidad de indagar en sus discos de estudio, no sé porqué, pero me daba pereza y me conformaba con escuchar las 50 o 60 canciones que ha oído todo el mundo. Eso es algo que nunca me ocurrió con los Stones por ejemplo, de quienes no tengo ningún recopilatorio y sí muchos de sus trabajos de estudio. En general no me gustan los recopilatorios, y si me gusta un artista quiero tener sus discos. Y sin embargo, con el que se supone que es el mejor grupo de la historia, me daba pereza. Mi mujer me contó una vez que un tío suyo (más o menos por la época en que a mi me sucedió lo de mi padre) una vez le dijo – Los Beatles se escuchan de cintura para arriba y los Stones de cintura para abajo – (suerte de tener un tío que a esa edad le suelte este tipo de comentarios). El caso es que quizá fuera por eso lo de la pereza, quizá intuía que profundizar más en los de Liverpool requería cierto esfuerzo intelectual que yo no estaba dispuesto a realizar, y que no era tan necesario por ejemplo con los Stones. No lo sé, lo más probable es que sea una tontería, pero el caso es que hasta hace relativamente poco me ha seguido dando pereza.

Eso es algo de lo que en el fondo siempre me he sentido avergonzado y siempre, hasta hace bien poco, he tenido clavada esa espinita de no haber comprado un disco de estudio de los Beatles.

En fin, que he llegado hasta aquí y he soltado todo este rollo (y lo siento si he aburrido hasta al apuntador) para decir que la semana pasada ¡¡¡Me quité la espinita!!!

En efecto, aprovechando la famosa reedición remasterizada me compré esto:



Y ahora, además de poder dormir un poco más tranquilo, también lo hago mucho más aliviado, porque los tres me han parecido soberbios, magníficos, estupendos de principio a fin. Geniales. Quizá era este y no otro el momento de hacerlo, quien sabe...
Incluso puede que algún día me decida a seguir con el Album Blanco.
Aunque ese día de momento puede esperar…

6 comentarios:

johnphillips1981 dijo...

LOU el BLANCO es una de las obras más grandes de la historia de la música, no lo dudes cómpralo ya. Y sí, creo que los Beatles son la mayor banda que ha habido en el planeta. Tengo todos sus discos, y me he vuelto a comprar la dichosa cajita remasterizada, y hay que ver ¡qué bien me siento! UN ABRAZO. A esto hay que añadir los discos de los fab four en solitario, los anthology, los recopilatorios...

John P. Maaaula dijo...

Que buena la frase de Beatles y Stones, jeje. Yo todavía tengo pendientes muchas obras de ambos, pero tengo algunas preferencias personales por delante.

Un saludo!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Joder, yo estoy exactamente igual que tu en su momento. Tengo los discos de los Beatles grabados criando malvas. Los escucho pero luego los dejo donde estaban. En cambio cojo un disco de los Stones y no lo suelto; supongo que será que unos son de cintura para arriba y otros de cintura para abajo... aunque no me importa ser del segundo grupo xD Me pasa lo mismo con Pink Floyd, tengo toda su discografía pero me da una pereza impresionante escucharles pudiendo ponerme un 'Appetite for Destruction' directo a ya sabes dónde. Directamente me aburren y no tengo paciencia. Supongo que con los años... ya te digo, he visto mi futuro leyendo tu pasado man. Me da que dentro de unos años podría estar escribiendo lo que acabas de postear y comprando las reediciones famosas.

Lou Rambler dijo...

Johnphillips: Ya lo sé tío, ya lo sé. El problema es que no está el bolsillo para muchas alegrías. He pensado adquirirlo en abril junto con la famosa reedición del Exile... de los Stones. Así será un día doblemente grande, jeje.

John P.: Ese tío si que era un verdadero intelectual, captó la diferencia a la primera.

Aitor:Jajaj, bueno, por lo menos con los FabFour yo ya he "exhorcisado" mis fantasmas. Y por cierto, a mi me molan mucho Pink Floyd, pero tienes razón, no los puedo escuchar en cualquier momento, necesito estar muuuyyy tranquilo, y tiene que ser de noche, tarde, muuuyyyyy tarde.

Paco dijo...

Espero que ya tengas "el blanco". Y no te olvides del Abbey Road, te ayudará a conciliar tus sueños y vivirás sin remordimientos el resto de tu vida. Y no te olvides del "A hard day´s night", ni del ...

Lou Rambler dijo...

Hola Paco. Pues sí, he cumplido lo que le dije a Johnphillips y me compré el "Blanco" junto con el Exile de los Stones (adquisición perfecta, ¿no?). En cuanto al resto, bueno, sinceramente, de momento me doy por satisfecho y duermo tranquilo con lo que tengo, jajaj, creo que ya da para una buena temporada de completo disfrute. Ya veremos más adelante...
Muchas gracias por pasarte.
Saludos