lunes, 21 de diciembre de 2009

THE STONE ROSES - "THE STONE ROSES" (1989)

En la época en que salió el primer disco de Ian Brown y sus chicos, yo no acababa de salir de lo que era blues, rock y hard rock y todo lo que se salía de esos rígidos parámetros aun lo veía con cierto recelo. Poco tiempo antes había descubierto a bandas independientes americanas, como Pixies o REM, y británicas como The Jesus And Mary Chain, pero fue sobre todo gracias a que más o menos desde el año 88 me había convertido en fiel oyente de Radio3, que comencé a ampliar mis horizontes y descubrir que el mundo del rock era mucho más amplio y rico de lo que yo consideraba hasta entonces. En esas estaba cuando comenzaron a pinchar el "I Wanna Be Adored" y hablar del sonido Manchester (o Madchester), del "Nuevo Planeta Musical" y todas esas cosas tan entrañables. Digamos que me contagié del entusiasmo y decidí hacerme con el disco debut de la sensación del momento: The Stone Roses. E hice muy bien.
Sí, "The Stone Roses" es la quientaesencia del sonido Manchester y ocupa un lugar central en el origen de lo que fue el Brit Pop en los 90. Pero esta obra es mucho más, por encima de todo lo anterior es un fenomenal, mágico e inspiradísimo disco de rock, en el que pese a ser patentes las influencias de Beatles, Stones, Byrds o Donovan, el mérito de la banda estriba en darle a ese sonido el toque personal e innovador, abriendo esa música a otros estilos como el dance, sin perder ni por un instante su identidad y actitud rock. El disco combina perfectamente el sonido de guitarras con una sección rítmica (especialmente el potente sonido de batería) que te impide tener los pies quietos un instante, y unas melodías con cierto aire folkie a las que la voz un tanto naïf de Ian Brown les da un toque inconfundible. El resultado es un enorme disco disfrutable en cualquier época, pues la vigencia y frescura de su sonido creo que sigue siendo plena. Se me hace muy difícil destacar alguna canción de este disco, además del mencionado primer sencillo, escuchar temas como "Made Of Stone", "She Bangs The Drums", "This Is The One", "Waterfall", "I Am The Resurrection" etc constituye un auténtico placer.
Gracias a este disco aprecié muchas cosas buenas que surgieron posteriormente y aprendí a valorar otras a las que antes no les había prestado ninguna atención.




No hay comentarios: