jueves, 3 de diciembre de 2009

CUANDO NO HABÍA LEYENDAS...

¿Cómo hubiera sido entonces, cuando no había leyendas, cuando todos los nombres eran nuevos?

Podría situar mi despertar a la música alrededor de 1980. Fue el año en el que cometí por primera vez el acto deliberado de entrar a una tienda y comprar un vinilo. Tenía 11 años. Ya entonces me gustaba escuchar la radio y aunque en aquella época para mi toda la música era nueva ya comenzaba a intuir que había cosas que ya estaban ahí desde bastante antes.

Más de una vez me he preguntado qué hubiera sentido de haber vivido conscientemente los primeros años de la explosión masiva del rock. No me refiero tanto a una especie de viaje en el tiempo, es decir, a “cómo hubiera sido ser adolescente o joven en los años 60”, sino a retrotraerme como aficionado a la música a la época en que todo comenzó, o más bien “estalló” (no olvidemos a los auténticos "rockers" de los años 50). Pensemos en la cantidad de enormes bandas que surgieron como setas solo en unos pocos años y que hoy son las vacas sagradas, los auténticos dioses del Olimpo del Rock. Aquellos años en que los nuevos nombres eran The Beatles, The Rolling Stones, The Byrds, The Who, The Doors, Cream, Janis Joplin, Led Zeppelin, The Kinks, Pink Floyd, Jimi Hendrix, CSN, Buffalo Springfield, The Grateful Dead, Creedence Clearwater Revival, Velvet Undergrund, etc, etc, etc ¿No parece increíble? ¿Cómo lo hubiera percibido entonces? ¿Habría sido consciente de la magnitud del momento? ¿Habría sentido entonces la misma emoción e inquietud que siento ahora al pensar en ello? Creo sinceramente que no. De haber sido plenamente consciente no creo que hubiera podido asimilarlo, me hubiera vuelto loco ¡hubiera entrado en una especie de catarsis permanente!

Tampoco creo que la gente que fue joven en esos años haya sido consciente de la excepcionalidad de ese momento hasta muchos años después. Nacieron y crecieron con ello. Estar rodeado de superbandas debía ser lo normal. Eso debieron creer… hasta que años más tarde se toparon con la dura realidad. Y algunos ni se enteraron…

¿Cómo hubiera sido entonces, cuando no había leyendas, cuando todos los nombres eran nuevos? ¿Nunca os lo habéis preguntado? Seguro que sí.

Por cierto, ¿Os suenan estos chicos?

No hay comentarios: